Enrique Beó

10/30/2014



 POEMAS:
1

En el blue azul de mar las ballenas somnolientas vivían encerradas en botellas de cervezas. Al tercer día los peces ya surfeaban en el inmenso océano, manyas loco Dios.


3
Adán y Eva fueron desalojados del paraíso por una orden judicial. Salieron entre palos y bombas lacrimógenas.


4

Los fuleros dinosaurios, Made in China, desaparecieron al toque.


7

A pesar de que el amor es tan burgués como la acumulación del capital, te amo con exceso de plusvalía. 


8

No pes cuñau, el universo es cuadrado, le dijo Galileo Galilei a un Astronauta extraviado.




Para los idos, para los volados,
Para los quemados, para los stone
Para los somnolientos, para los insomnes,
Para los misios, para los últimos puestos,
Para los que van a la tienda y nunca compran nada,
Para los que sueñan despiertos, para los disléxicos,
Para los subalternos, para los periféricos,
Para los olvidados, para los absurdos,
Para los que nunca salen y siempre se van sin regreso
Y ni vuelto que dar, para los que salieron del colegio
Sin aprender ni mierda, para los huevones y las huevonazas,
Para los muertos, para las generaciones cagadas
Nacidas en los gobiernos dictatoriales,
Para los que están más locos que una cabra,
Para los que cambian de canal cuando hay comerciales,
Para los que olvido mencionar en estas líneas (...)
Y es que así se es uno
Y sin ganas de joder o cagar a nadie.





Cuatro Combis en el Centro de Lima
Descuartizaron a Túpac Amaru III.
Los choferes, sin brevete, se dieron a la fuga.
El Tombo no llegó a identificar las placas
Para sus respectivas papeletas.
El cuerpo quedó junto a la los letreros luminosos
De gaseosas y hamburguesas a mitad de precio,
Fue cubierto con periódicos pasados,
Donde las Malcriadas le robaban protagonismo al muerto.
Los transeúntes observaban con curiosidad
El cadáver identificado con una enciclopedia escolar. 
Romualdo, parado en una esquina,
Murmuraba llorando: ¡y no podrán matarlo!





Hoy libero al dentífrico de mis dientes, 
Al azúcar de mi taza,
A la mantequilla de mi pan,
A la correa de mi pantalón,
A los botones de mi camisa,  
A los pasadores de mis zapatos,
Al reloj de mi muñeca, 
A la billetera de mi bolsillo,
A los saludos de mi mano,
Al escritorio de mis papeles, 
A la silla de mi culo y de mis pedos.
Y sonrío a carcajadas como un loquito
Mientras escapo de un simio con látigo y metralleta.





Confieso que me he masturbado,
Con manos, sin manos, aplaudiendo,
Parado de manos, en un pie, saltando, 
Bocabajo, de rodillas, de espaldas,
Con los ojos cerrados, de noche, de día, en ayunas,
Desayuno, almuerzo, cena, coffee break,
En el paradero, en el taxi, solo, con ella, sin ella, 
En pasado, presente, futuro, pretérito pluscuamperfecto…
(Yo me masturbo, tú te masturbas, él se masturba,
Nosotros nos masturbamos, vosotros os masturbáis),
Con la mano en el pecho cantando el Himno Nacional.
Y entonces comprendo, que a pesar de todo,

Darwin no era tan huevón como parecía. 




BIOGRAFÍA:
Enrique Beó, seudónimo de Enrique García Anhuamán, nace en Lima en 1982. Es Licenciado 
con estudios en Literatura en la Universidad Nacional Federico Villarreal y Artes Audiovisuales 
en la Universidad Nacional de La Plata (Argentina), cuenta con un posgrado en Artes Mediales 
por la Universidad Nacional de Córdova. Ha diseñado y dictado diversos talleres y seminarios de 
arte y tecnología en distintos centros de prestigio como el Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha 
en Argentina, Centro Fundación Telefónica, Centro Cultural de España, Casa de la Literatura 
Peruana, entre otros. Es miembro fundador y director del Centro de Tecnología, Medios Artísticos 
y Literarios: Html404 dedicado a la promoción, investigación y experimentación artística y literaria 
con soportes tecnológicos.

Ha publicado los poemarios Para navegar al sol (2004); Abanico (2005); Enrique Beó (2005); 
Jmwzrrodizzklxcvglkl (2007); Enrique extravagancia (2008); el poemario hipertextual Poemas 
Binarios (2010); la antología publicada en Paraguay Poemas Desordenados 1999/2011 y Para Los 
Idos (2012). También ha realizado diversos trabajos de experimentación audiovisual e instalación 
como Ver/Veras (2008), Mentápolis (2009), Un hombre herido se arrastra por el suelo (2011), la 
videoinstalación Violencia del Cuerpo (2013), Los gigantes nos observan (2014) entre otros. 
Actualmente es docencia de comunicación audiovisual en el Instituto Toulouse Lautrec y se dedica 

a la investigación y experimentación con procesos tecnológicos aplicados al arte y la literatura.


MENCIONADO POR:


MENCIONA A:
Carlos Ivan Tolentino,  Eduardo Borjas,  Julio César Carranza,  Julio Barco,  Antonio Chumbile


J. Estiven Medina Ortiz

10/28/2014



POEMAS:

Escribo, dejo en blanco, aparezco y desparezco, de golpe de pronto súbito e inesperado. Logro y fracaso, en ambos casos, unidos por una cuerda que es la desnudez que es la honestidad que es la más vil mentira colgada de una viga. Escribo des/escribo, voy y vuelvo y me pierdo. Espero y avanzo impaciente, temo firme, camino, paso a paso a ningún lado, a todos lados, nave oxidada y chirriante, ebrio conmovido manotea el aire, abraza allí escupe allá. Cálmese, déjese de tanta tontería, no sea absurdo. Relájese. Lluvia de dientes relámpagos de cabellos ríos con tu nombre ahogado. Escribo, tecleo y oyes el tac tac tac tac del cuerpo que construyo, un manotazo de tiempo estremece  tu tranquilidad y soy yo soy yo soy tu voz tu boca mordiendo el aire, tus dientes lloviendo dentro de la hoja, mi espalda calentándose con el sol de tu mirada. Ametrallo el cielo con las palabras que salen de mi ojo izquierdo, luego me largo a hacer pis y vuelvo y escribo y miento pero soy honesto en el fondo. Ojalá valga la pena fracasar. Estamos abajo como si nos hubieran secuestrado y abandonado en un sótano, digo sótano de luz pero nada se enciende. A veces las palabras son bombillas quemadas. Todos los escritores del mundo han venido a cumplir el rol elucubrado por un escritor supremo que esconde algo en su sótano nebuloso, todos los escritores del mundo aportan algo con sus indagaciones sobre cómo ser un buen esquizofrénico y beber un café sin llorar ni sentir nostalgia por algo que no pasó. En algún punto de la existencia la realidad se hace esa parte del cuerpo que más se adormece. Introduzco mi cabeza en una bolsa de plástico y me dispongo a pronunciar el discurso que preparé con motivo de  la premiación con la que me honran. Inesperadamente mi cuerpo se reduce a una cabeza gigantesca que habita una habitación entera, una habitación grande pero muy chica para que la cabeza logre moverse lo suficiente. Saltan dos ojos sobradamente tímidos para volverse a su lugar. Cómo se llegó aquí y qué hay más allá.
Se asfixia, se adormece, se une al plástico, se despide, teclea, escribe chau, pero no se quiebra y comprende que no es frágil, que la sensibilidad es un convenio con el tedio.  Me asfixio, me adormezco, me uno al plástico, me despido, tecleo, escribo chau, pero no me quiebro y comprendo que no soy frágil, que la sensibilidad es un convenio con el tedio y que soy sensible en el silencio quemado.
De “Podrido”.






Madre sorpréndeme cantando, cantando como un loco gozando de su cordura. No estudio cuando escapo de los deberes diciendo que lo haré, oh madre, sorpréndeme también por eso.  Canto porque mi voz ha sido arrebatada por el tiempo, tajoneada por eso que llaman madurar, como ir a un lugar mejor que quizá no es mejor. Madre, mírame el sudor que cae cuando caigo y me lastimo de ti, del viejo, del desorden de mi cuarto que es, créeme, lo que mejor me explica en la  calma. ¿Si muriera un tipo que ha corrido cansado? ¿Muere o descansa?
Madre, he sentido los dientes de mi voz clavándome en la cabeza como cuando un cachorrito es llevado por su madre a un lugar lejos de la lluvia. Pero mi voz también es la lluvia, de colores, de distintos tonos rojos, ay la sangre, un accidente del sueño, de la mañana, del sol, un accidente aéreo mi voz, atrápame cantando me emborrachaba entre sus brazos, ella nunca bebía  ni la vi llorando.
Madre quiero ser cantante precisamente porque no puedo cantar, porque mi voz es atroz pero quizá haya algo hermoso bajo esa tragedia, un gusanito de ojos conmovidos que aletea sus alas vacías e irreales. Por favor sólo quiero matarla, a punta de navajas, besándola una vez más.

¿Sabes lo que soñé el viernes pasado? Que me masturbada frenéticamente y que luego, ah no, espera, eso pasó antes de estar dormido. Bueno, estaba parado en algo parecido a un escenario, todo iluminado de bombillas púrpuras. En el fondo un tipo que era el baterista dio una señal que no comprendí y de golpe de alguna sombra agonizante un guitarrista agitó su guitarra a manotazos, parecía una tontería pero oía a épico, luego el bajista tocó y yo al medio detrás de un micro que tenía pinta de antiguo y abrí la boca un poco y explotó el estadio, porque estaba en un estadio o algo parecido, algo más grande quizá y la gente enloquecía y era la peste del amor y la pasión y la fe. Y canté, para sorpresa mía, con mi voz real y nadie se espantaba, ¿me oyes? Nadie. Yo creo que fue  una revelación.

De “Podrido”.






UN POEMA DE AMOR QUE EN REALIDAD ES UN FRAGMENTO DE LA  NOVELA “PODRIDO” DEL NOVELISTA J. ESTIVEN MEDINA ORTIZ.
Hola me llamo Esteban, tengo 23 años y soy escritor. Empecé a escribir profesionalmente a los 8, estaba muy enamorado de Sandra, mi compañera de clase e hija de mi dentista, y yo era tímido. A esa edad uno se hace escritor porque la boca le tiembla, porque el amor hace añicos los nervios y las palabras son remedos vergonzantes del corazón que convirtiéndose en  una mosca se da contra el vidrio de la ventana en su intento por ser libre.
Me hice escritor porque no encontré otro modo de acercarme a ella o porque todavía no sabía lo que era la masturbación, da lo mismo.
A Sandra le robé un beso en los labios luego de mostrarle mi cuadernito azul manchado de poemas y cuentos en donde ella y yo éramos muy felices para siempre, le convenció la contundencia de mi prosa y la honestidad de mi lírica, me lo dijo con esas precisas palabras, es más, escribió un ensayo sobre mi obra en la superficie de mis labios.
Tiempo después me enteré de que Sandrita había muerto y sentí que parte de esa muerte había sido mi culpa, que la había aplastado con tanta felicidad dulzona, le había envenenado la sangre con tanto amor, ella ya estaba lejos de mí para cuando había enfermado, pero nuestro amor era una promesa vigilada por las nubes, luego ella murió sin avisarme, sin prepararme al desconsuelo de la viudez, lloré tanto que mi cuadernito azul se ahogó.
 Así como su madre me reparó los dientes, Sandrita me había reparado los labios que son, ya se sabe, una prolongación del  corazón.
De “Podrido”.




TÚ SÓLO ME QUIERES PORQUE APARECÍ DE PRONTO Y NO PUDISTE HACER NADA

¿En verdad crees que la ciudad es el suburbio del cielo? (me pregunto)
Soy un poeta que tiene inédito un traje azul hecho de un trozo de cielo que logré arrebatar de sus custodios en un viaje que realicé cuando estaba ebrio.
-media hora después-
Sólo es una desesperada mentira/ he podrido mi cabeza y la he lanzado contra todo/ pero no es agresión/ es búsqueda/ eclosión  de un nuevo día a partir de un día que voy muriendo/ respirar en tu pecho mientras el mundo explota eternamente/
No me quedan palabras pero sí abismos entre ellas y el papel/ No me quedan sonrisas pero siempre estoy tropezando con tus pies en este limpio baile de encontrarnos y conversar nada por el ruido por los autos que atropellan nuestros sueños por las mariposas que revientan nuestros ojos por esa curiosidad que no  perfora nuestro refugio de timidez/ y no quiero abandonar este fragmento del poema porque después no sé lo que vendrá/ tal vez lluevan ojos desde una boca hambrienta/ tal vez los ojos pueblen mi desnudez sólo para comprobar que no estoy desnudo/ y ese sea el paisaje que tenga que devastar y ofrendarme entre dudas y mis muertos de papel/ tal vez me quede suspendido en la catatonia repitiendo tal vez tal vez tal vez es otra forma de buscar de hallar un cadáver y diseccionarlo porque en realidad es un museo de manos atadas entre sí que guardan todo lo bello que alguna vez pude haber soñado.
¿En verdad crees que soy lo que más has querido?
He tropezado con tus pies después de hurgarte hasta el mínimo gesto/ he forzado el rumbo de tus manos en mi cuerpo/ he sido unos labios desangrándose entre tu piel y mi costra y aún así tu mirada es limpia/ y se agolpa con la turbidez de la mía/ somos una constelación que se engaña/ que se miente porque no hay más donde buscar que en la ficción de nuestro encuentro/ porque me quieres y me arriesgo a decir (con humor) que soy querido con la solidez de tu palpitante fósil corazón que trascendió el mar del hartazgo/ que me quieres aferrada al último significado de vivir: Estar a punto de morir/ y agrego: a mi lado.
Porque me has querido cuando yo nacía de entre mi cansancio y mi horizonte perdido/ porque me has querido desde aquella vez en donde yo solté un poema desde mi vida hasta la mía.

De “Hablemos de mí, mientras las hormigas devoran el sol”.





BIOGRAFÍA:
J. Estiven Medina Ortiz (1995). Pintor expresionista abstracto. Tiene un poemario inédito titulado “Hablemos de mí, mientras las hormigas devoran el sol” y escribe una novela que ha llamado provisionalmente “Podrido”.


MENCIONADO POR:


MENCIONA A:
José Taipe Agreda, Jesus Lévano, JulioBarco.


Miguel Urbizagástegui

10/22/2014





POEMAS:

Subversivos

“Le Monde a soif d'amour: tu viendras l'apaiser”
Arthur Rimbaud

Y quiero hacerte el amor en medio de la pista, entre la vida y la muerte, entre el rojo y el verde, en medio de los carros frenéticos. Hacerte el amor con sexo, sin sexo, no sé, pero hacerte el amor sin frenos, sin timón, en medio de la gente con zapatos - estrés. Así haya lluvia, sol, niebla, humedad, rompamos los ojos de los transeúntes, que vean dos cuerpos en uno, un cuerpo de dos, nosotros en todos, todos en uno 
tu esmalte ...............................................................................mi desodorante 

 tu jabón............................................................................mi cuello

 tus espinas................................................... mis escamas 

 tus botas...................................... mi cabello 

 mi barro........................ tus senos
 
siendo disparos de relámpagos
matando la muerte en cada casa
destrozando la ciudad deprimida
quebrando llantas, fusilando ventanas

Todos callados. Los taxistas varados frente a nosotros. Lejos se escucha un claxon, alguien no llegó a sentirnos, alguien sigue muriendo. Solo vale la pena un tráfico engendrado por ver un hombre amado, por ver el amor en el hombre, por ver en el hombre amado a los hombres. Nos acercamos al primer automóvil de la hilera y en su parabrisas cubierto por nuestro vaho, escribimos con un dedo, escuchen, con nuestro dedo, el amor.


(De Escombros)



 05

A  mis estudiantes, con el cariño que se merecen

No imaginé tanto daño desde los números
el rojo no solo quería decir amor,
joven, luz rebelde, no tienes toda la culpa.
Esos números están así de vergüenza
por la madre que jamás te comprende
cuando le hablas de la vida recién descubierta
y solo te dice: estudia, estudia, estudia, abandonándote en el camino
por el cual todos pasamos y sufrimos.
Números iracundos
por el padre, al darte todo para ver diplomas en tu cara
sin darme nunca abrazos de hombre, consejos de viejo.
Un padre que solo sabe que es padre.
Me siento como el cursor en una pantalla grande
sin saber a quien darle click
y esa gota roja en tu libreta
es la lágrima de mi alma protestando por la soledad.
¡Ahora lo verán papá y mamá!
y esa nota seguirá sangrando
en tus labios inocentes, en tus manos frías.
El silencio de tu cuarto absorberá mi llanto
le tendré miedo a mis padres y los verás en tu sangre.


(De Escombros)





Siddhartha Gautama deambula por el mundo


                   Veo gente sufriendo
sus pasos gritan ante la muerte siempre cercana
sus miradas se ahuecan en las calles siempre psicóticas
                   veo gente sufriendo
bajo el sol renegado de alumbrar
simples féretros andantes.
Los veo llevando clavos en el cuerpo
y como astillas,
el sudor penetra en las sienes, en la frente
cuando caminan mientras urge,
mientras pueden
                  veo gente sufriendo
y los llevo conmigo,
suplican en mi memoria,
se quedan en mi tacto,
deambulan en mi sangre
porque soy
de una misma madera carcomida, seca,
respiro el llanto de sus voces
y en las casas de estera,
en la médula de un cerro
en los lugares donde no llega Dios
pero sí la muerte,
solo se escuchan cada día
los truenos del hambre.
Desnudo mis ojos
y entro en las tinieblas del hombre
para buscar puertas de escape
aunque no existan las esperanzas
aunque el silencio es lo único que sabemos
es hacia donde vamos
                 inevitablemente. 


(De Escombros)




Luego de bailar “Porque te amo” de Papá Chacalón en una pollada
nuestras bocas
como plantas carnívoras
se atacan se torturan
se muerden se envenenan
se despedazan se descuartizan
se asesinan se estrangulan
y sí Girondo sí
vamos girando en la cama
como ruleta
una vez
Y otra
Y otra
Y de nuevo nuestras bocas
como combis ebrias
se embisten se alejan
se acercan colisionan
se sacan la mierda
como en un pogo hardcore
se sacan la carne
con uñas dentales
hambre atormentada
vida piroténica
eternidad incendiada
neuronas drogadas
y el celular grita hasta agotarse
y nuestros labios bailan tango
cumbia salsa reggaeton vals
eres el hijo de todas las putas del mundo
eres el mundo de esta miserable puta
y como en pelea de perros
nos rasguñamos nos ladramos
y como en pelea de gallos
no paramos hasta matarnos
y el último día narcótico se acerca
y ya no importa que Dios haya muerto antes que nosotros
bajo sábanas de niebla
el paraíso está dentro del infierno                      
nos respiramos
nos miramos
pides tregua
bajas la guardia
pero mis labios estallan
como un 11 de septiembre
en tus torres gemelas
y mis tus dedos
Inyectan como jeringas en la piel
todo el alto voltaje que significa tenerte a ti
                           SOBRE MÍ
                         debajo de mí            
y nuestros microbios se aman
nuestras soledades se aman
nuestros vacíos se aman
todo esto sentimos
con marihuana
con todo el alcohol subterráneo
con Hamilton, ayahuasca
y con todos los fuegos eléctricos
vivos en nosotros
desde antes de Cristo
hasta después del infinito
y más allá
y punto


(Inédito)




BIOGRAFÌA:
Miguel Urbizagástegui (Lima, 1991) Cursa el último año de la carrera de Educación (Lengua – Literatura) en la Universidad Nacional Federico Villarreal y se gana los frejoles como profesor de inglés y francés. El año pasado quedó finalista en el primer concurso de poesía “César Calvo” y obtuvo el primer puesto de los “Juegos Florales” en poesía en su alma máter y para no hacerla larga, ganó uno que otro concurso más por ahí (¿en serio esto importa?).  Asimismo, ha publicado su primer libro titulado “Escombros” (noviembre, 2013). Es integrante del grupo – revista TAJO. Además, toca guitarra y traduce algunos textos de vez en cuando. En suma, ama lo que hace.



 MENCIONADO POR:

MENCIONA A:
 Enrique Verástegui, Tulio Mora, Jorge Pimentel, Oscar Málaga, Domingo de Ramos, Harold Alva, Efraín Altamirano. 


    Roberto Valdivia

    10/21/2014


    POEMAS:


    Ritchie Valens falleció a los 17 años el día que murió la música

    Voy a salir con una sonaja escondida en el brazo
    No quiero estar en casa hoy
                 Hay que salir esta noche
    Habrá un recital en el centro de Lima
                                                                     En el micro un vendedor ambulante nos comenta que
    Michael Jackson murió en su departamento por una complicación cardiovascular
    Hay que salir esta noche
    Tengo dos amigos a mi lado izquierdo tres a la derecha
    Uno de ellos palpa las paredes de un edificio y describe a la perfección a una chica que se acomoda el sostén en el quinto piso de ese edificio
    El resto de nosotros abre una botella de libélulas escondidas en una botella de yogurt
       Estamos en un auto prestado manejando a medianoche
                             Hemos perdido la fe en los semáforos
           Porque la biblia así lo dice
     Mis amigos y yo comemos plátanos que robamos de un supermercado
     Te encontré en la Abancay parada como un obelisco al lado de la biblioteca
    Cuando nos saludamos tu mano se evapora como el humo de los autos al entrar en mis pulmones
     Veo diez personas llorando mientras el televisor suena
               No quiero estar en casa esta noche
    Porque no tengo a nadie en casa esta noche
                      Buddy Holly está colgado de un crucifijo frente a mi colchón
                Gritándome
        DAMOCLES-DAMOCLES
                           Mis amigos dicen
    Los mejores poemas fueron los que recitó un señor de cuarenta años que estaba sentado al lado izquierdo de la primera mesa
    Pisaste un charco
       Tus piernas tienen dos vías lácteas por pies
        Tu boca es un cráter donde un río ha nacido y lo ha hecho suave
    No he podido hacer más que repetir comentarios sobre una canción antigua de Ritchie Valens
    Morir a los diecisiete años debe ser horrible
    Te diría que si el auto choca hoy cuando crucemos la avenida Arequipa a toda velocidad
                 Me ahogaré en el airbag si te sobrevivo
             Pero no he podido decirte nada estando tan cerca
    Tengo el timón en las manos y mi boca deja su volumen en 0 porque no he dicho nada importante
    No he podido mover las rocas con telepatía
    Apagaré la radio

    En el asiento de atrás mis amigos cantan
                                        This will be the day that I ll die
                                        This will be the day that I ll die



    si de pronto

    me creciera una cabeza de león en el hombro izquierdo

    y esta empezara a rugir y a intentar morder mis extremidades

    sería

    un excelente tema de conversación

    de seguro podría superar el inconveniente de los rugidos con tapones de látex en los oídos

    y atraer mucha gente fascinada como ante un superhéroe de marvel

    pero si luego un doctor viniera a analizar mi cabeza de león

    poniendo sus estetoscopios ordenando ponerle a mi cabeza de león una camisa de fuerza o una máscara de fuerza mejor dicho

    entonces empezarían las tomografías

    los estudios revisando

    casos en los que a un estudiante de pronto

    le hubiera brotado una cabeza de león

    y tendría una bata celeste de enfermo pero yo les diría me siento bien

    y haber tenido esa cabeza de león sería lo más aburrido de la vida

    el médico luego de extirparla  me la traería para que me divierta

    y/o consolara

    pero yo le diría maldita sea haces que me sienta como el hombre elefante

    pasaría dos años en un manicomio como el de la montaña mágica

    y al salir estaría vivo

    se me asignaría una llave a un cubículo de oficina

    donde estaré encerrado de por vida

    comiendo carne cruda por voluntad propia

    a ver si las cosas que pasaron antes
                                                                                                         
    vuelven a suceder de nuevo




    2.4.002         
    CANCIÓN DE JEANNETTE

    ¿Por qué pensar en géneros sexuales? ¿Por qué pensar en una diferencia mientras el gemido se produce? Es el coito el medio perfecto para encontrar la confianza, se derriban muros, revienta con trompetas de cristal, Jericó. Por otro lado, ya es trasnochado perennizar razonamientos binarios. A veces siento que soy un megáfono, uno de la época posmoderna y mis manos son pedazos de periódicos donde se anuncia un nuevo paquetazo, un nuevo incremento de sueldos. Vivo atascada en la sensación de lo antiguo y el choque/fascinación de una verdad antes encubierta. Siento que soy una pieza saltando por la orden de un dado cada escalón en un Monopoly. A veces voy a la cárcel. A veces me perciben sucia y me condenan. Cuando esto sucede mis senos se esconden y me arrodillo. Caracol pequeño. Siendo un caracol pequeño repito incontables veces (como un Mantra) No quiero pensar en géneros de ningún tipo. No quiero caminar con los ojos cerrados y sin embargo intentar mirarlo todo. No deseo colgar mi cuello de una soga en el último piso de un rascacielos mientras los oficinistas de Wall Street venden cada pedazo de mi cadáver a través de acciones. Ellos me señalan. Es solo una Mujer. Al ahorcado a mi diestra, es solo un Hombre. Tener una identidad nos castra. Estoy confundida por las manifestaciones que se realizan delante de mi cadáver. Sucede el slogan de una vida mejor. Las adolescentes abren sus piernas, desnudan sus senos y reclaman, los hombres abren sus piernas, desnudan sus falos y reclaman. “Soy (sólo) un hombre” “Soy (sólo) una mujer”. Las identidades son caprichos alocados, alguien las inventó, no nosotros. Nadie nace siendo algo más que un ser humano. Es niño, niña, mapuche, judío, etc. porque se le ha asignado una identidad. Es su acta de bautismo en un sistema de poder que se basa en la relación categoría/valor, ya sea estatal, racial, religioso, etc. En este momento no tienen ningún sentido pensar en hombre-mujer. Tiene sentido mirar con totalidad. Mi cadáver yace delante de las miles de personas, se cuelga como un péndulo delante de las marchas de los pacifistas, delante de las marchas LGBT. Mis manos sangran y me vuelvo pálida, tímida flor de invierno que perece líquida. Pero siento que ahora soy perfume. Sería reptil en otro momento, tal vez mi esqueleto lo alcancé pero yo seré un perfume y me desgastaré junto a mi esencia. A mi diestra el cadáver habla en un trance por desesperación. Los invito a venir y descomponerse para recomponerse de otro modo. También reflexiono, todo cambio es doloroso. Cierro los ojos y delante de mi sala existe un cordel donde un libro de matemáticas está colgado bajo las órdenes de Marcel Duchamp. Él me ordena no interferir y dejar que la intemperie enseñe al libro conceptos que solo alcanza teóricamente y jamás en praxis. Soy un perfume conociendo el viento, las direcciones de sur-este-oeste-norte. Sin embargo, me siento confundida. Toda delimitación es un hilo de oro que han lanzado los hombres con la idea/esperanza de ir avanzando a buen puerto. Por eso es fácil para quien se lo proponga encontrar cada pieza del universo encajando en su lugar indicado. La falencia se ubica en la percepción antropocentrista que la ciencia habrá de reemplazar. Es mejor reconocer la fragilidad. Sobre ella caminaremos como Cristo sobre el agua, milagrosamente vivos debajo de una bruma que desciende hasta el mar y por la cual tenemos que caminar a la fuerza. Al otro lado de la niebla está la playa de nuestra infancia. Nuestros hermanos y padres nos gritan para guiarnos. Mi cadáver ha desaparecido. Soy perfume y me evaporo. Mientras escribo esto me propongo no caer de nuevo en el lugar de las fronteras. La poesía no tiene por qué acabar en un terreno solamente lírico ni en un terreno solamente narrativo, la narrativa además, no tiene por qué creer en la linealidad ni en el tiempo ni en el espacio para representar un mundo que no es lineal ni se estructura en tiempo y en espacio como factores externos, sino internos. Nuestros versos serán poderosos ensayos astrofísicos que lo resuman todo. Creo que la poesía puede decir absolutamente todo. Creo que todo lenguaje es poetisable. Creo que cuando los extraterrestres aterricen nuestra poesía se enriquecerá con nuevos idiomas, de igual manera que cuando los robots tengan la autonomía total para realizar un lenguaje perfecto y lógico. Creo que todo es poesía y no hay mayor burla para la identidad que la voz polifónica de un poeta que intenta decir a través de una voz-Dios de una voz-hombre de una voz-robot de una voz- insecto de una voz-paloma todo lo posible. No soy un yo solo, soy Yos. Cuando desechemos estas visiones parcializadas podremos visualizarnos completos. Mi amor ya no servirá a nada más que a sí mismo. Poeta que vendrá, hombre del siglo XXX, tu cabeza me recordará a Arquíloco entre un desierto de huesos. Celebremos el deceso de la poesía, celebremos la literatura agonizando. Démosle la bienvenida al  nuevo día el poeta andrógino el poeta filósofo el poeta astronauta el poeta Dios el poeta mendigo el poeta físico nuclear el poeta que vendrá y su cabeza será un sintetizador moog tocando las más bellas romanzas de la época: Los invito a venir y descomponerse para recomponerse de otro modo





    te amo shiva

    *
    Conocí a una chica estupenda debajo de un zigurat de Mesopotamia, la luz caía vertical sobre su rostro redondo y al momento de fijar la vista en mí la luz del sol la del zigurat y ella formaban un hermoso tridente
    **
    Conocí a una chica estupenda llevando un cántaro por las orillas del Nilo mientras cantaba una canción antigua que decía tres veces la palabra pájaro cuatro veces la palabra vida y una vez la palabra beso
    ***
    Conocí a una chica estupenda en el desfiladero de las Termópilas. El sol de las tres de la tarde ascendía detrás de ella y su figura era una silueta negra ante el sol inmenso, cuando cerraba los ojos las flechas de los persas subían arrasando la luz, un sol negro de muerte. Le rogábamos que nunca durmiera.
    ****
    Conocí a una chica estupenda balanceándose en el puente colgante que unía dos castillos feudales. Ella tenía la voz de un onagro reventando una muralla bizantina y cuando caminaba el agua no la reflejaba en ningún momento.
    *****
    Conocí a una chica estupenda escribiendo un tratado astronómico junto a cinco persas, ella los comandaba a todos y les revelaba las futuras desgracias que azotarían Bagdad. Dormía de pie y al despertar los cinco persas se arrodillaban en simultáneo dejando estiradas el rojo púrpura de sus capas y turbantes.
    ******
    Conocí a una chica estupenda conversando con sus mecenas delante de un puente en Venecia. La luna tímida se asomaba en el agua y amenazaba con tragarlo todo. Ella, impávida, se recostaba en la pared y se acariciaba el cabello.



    *******
    Conocí a una chica estupenda que caminaba por un sendero de provincia francesa mientras mordía una magdalena con los dientes de adelante. Yo le preguntaba por el cielo de Boujion y ella se desvanecía como una fuente quebrada por la caída de un ángel, un ángel del siglo treinta.
    ********
    Conocí a una chica estupenda que miraba las manchas de petróleo que dejaban los submarinos alemanes mientras partían rumbo a la guerra. Cada vez que señalaba con el dedo el horizonte pequeñas chispas reventaban en el triángulo de las Bermudas.
    *********
    Conocí a una chica estupenda que recitaba poemas a toda velocidad mientras la gente corría desesperada en las calles de La Habana mientras los aviones U2 guiaban los barcos que incendiaban el mar a torpedazos, luces de sol en medio de una quimera de ceniza.
    **********
    Conocí a una chica estupenda recostada en una escalera impulsada por basalto. Un apagón había anochecido la ciudad roja y las naves interespaciales se dejaban caer mientras ella anotaba los nombres de los muertos en una libreta escolar.
    ***********
    Conocí a una chica estupenda cuya mente era un espiral como un caracol y al momento de entrar en los primeros escalones de su mente se perdía para siempre  la noción de arriba-abajo y había que tomar xanax día y noche para no caer rendido en el piso como una sombra derretida por la angustia.
    ************
    Conocí a una chica estupenda, su rostro ovalado y bello miraba a la humanidad desde un obelisco gigante. Llevaba una falda blanca como un hongo nuclear que resplandecía mientras el mundo se incendiaba. Bajó la mirada y cayó el cielo.




      BIOGRAFÌA:
    Roberto Valdivia (1995) Lima. Soy editor de la revista de poesía joven Poesía Sub25. Acabo de escribir mi primer poemario MP3, próximo a ser publicado. Trabajo en varios poemarios de los cuales se desprenden los poemas aquí publicados, exceptuando el primero que pertenece a MP3.


    Mencionado Por:

      MENCIONA A:

    Jesús Lévano, Carlos Rojas Camacho, J Estiven Medina Ortiz, Jorge Bracamonte, Yhan Koronel, Eduardo Pucho, Jorge Castillo, Mario Morquencho




    Patricia Temple

    10/20/2014




    POEMAS:


    239 músculos trenzan mi cuerpo.
    300 gramos de piel amoratada por golpes antiguos, heridas varias.
    Frágiles nervios de filigrana de plata me recorren.
    5 kilos por cada pierna de bailarina.
    110 gramos , el rostro curtido en mil batallas.
    En el pecho arde el alma.


    239 músculos trenzan mi cuerpo.
    Frágiles nervios de filigrana de plata me recorren.
    2 kilos de brazos estirados ., alas de ave.
    Ingrávido, mi cuerpo cuando emprendo vuelo .
    Impávidos, mis ojos ante la belleza.
    Cálida , la amistad.
    En el pecho arde el alma .

    239 músculos trenzan mi cuerpo.
    Frágiles nervios de filigrana de plata me recorren.
    1 kilo , cada mano de poeta.
    Un torrente de sangre revolucionaria .
    Un litro de salitre derramo emocionada.
    La cabeza gobernada por pasiones,
    La mente, algo trastornada .
    En el pecho arde el alma .
    Una hoguera en llamaradas,

     me consume
    cuando amo como yo amo, Leoncio 




    Zurciré , remallaré,

    con hilo de pescar,

     tejeré ,

    una malla,

     apretada, fuerte,

    resistente,

    que  contenga la sangre.

    derramada por mi alma,

    en tu ausencia.


     Así cuando vuelvas,

    Fluirá la sangre a mis venas,

    el aire  limpio a los pulmones,

    el vigor a mis piernas,

    Viviremos felices

     como antes

    del azote de la plaga


    de tu ausencia.






    Ven pronto, esposo.
    Mi cuerpo arde como una tea.


    Con una mirada tuya


    estallará el sol en mil rayos.


    Podrás ver desde las montañas saladas,

    desde la lejanía,

    en tu cielo plomo de aguaceros

    la explosión milagrosa de mi vientre.

    Sería hermoso presenciar el resplandor de mi cielo,

    en tu cielo.


    Mi cuerpo estremecido


    vencido por el deseo.






    El invierno es una enredadera de musgo
    Trepa  por mi cuerpo,
    desde  los pies hasta la garganta,
    lo aprieta feroz 
    lo humedece de lágrimas.
    Me ahoga , me asfixia hasta no respirar

    Horada mis huesos, mi dermis , mi epidermis
    inocula el veneno del desaliento
    en la sangre ,
    fluye  por mis venas,
    apaga el fuego de mis poemas
    desordena mis versos.

    Maldito enemigo cuándo  partirás ?
    Cuando el sol radiante, el azul del cielo

    La  felicidad ?





    En sus picos llevan pedacitos rojos de carne,
    los devoran de a poco.

    El dolor me paraliza.
    Unas aves negras atacan mi pecho.
    Pican, hincan, degluten,
    Saborean  hasta  taladrar un hueco.
    Perdí el corazón de cuajo.
    Me derramo en sangre.
    En el pecho hueco guardo el alma,
    Las aves no conocen mi escondite.
    Limpio mi pecho,
    Tapo el hueco con un trapo.
    Mi alma es material noble,
    no se mancha, no se pierde
    Abre sus alas como dos palomas
    cuando amo como yo te amo, esposo.



      BIOGRAFÍA:
    PATRICIA TEMPLE nació en Piura en 1964. Ella es Licenciada en Interpretación y Traducción por la Universidad Particular  Ricardo Palma, con mención en alemán e inglés y especialización en literatura  alemana. Estudió literatura como segunda especialidad en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos obteniendo el  doctorado con una tesis sobre la obra de Julio Cortázar.
    En el año  2010 publica Una mujer corre por el malecón, Ornitorrinco Editores. Luego da a luz La niña que gobernaba la noche, 2011, Ediciones 141,  poesía,  Grupo Editorial Mesa 141, que ahora tiene dos ediciones agotadas tanto en papel como en Ibuk de la Librería Perú.  
     En el año 2012, la Benemérita Universidad de Puebla, México, edita Cimarrona,  novela breve sobre mujeres libres, presentada en el año 2013, tiene tres ediciones, la cual en sistema Ibuk está en las tiendas virtuales de  Amazon y otros.
    En la actualidad prepara un libro de poemas al alimón con Feliciano Mejía.
     La poeta Patricia ha participado en el “Festival Mujeres Poeta Libre” en Trujillo, organizado por el colectivo Diablos Azules.
     Diversos poemas suyos han sido guiones de obras de teatro itinerante dirigido por Fidel  Melquíades, ex integrante del Grupo Teatral Yuyachkani, en especial sus poemas  sobre "Las Tres Rosas",  basados en la historia de las hermanas  Caravell; trabajos presentados en diversos lugares del Perú y Europa.
     En 2013, Temple  es incluida en la Antología del World Festival Poetry,  en Marruecos.
    En 2014 publica “ La Casa del Silencio “
    En la actualidad tiene en prensa su poemario,  Una mujer con un Sol en el Vientre, en la Benemérita Universidad de Puebla, México. Tres poemas suyos han sido seleccionados e incluidos en la “Antología del World Festival of Poetry. Isla Mujeres” de México. Figura como la única poeta latinoamericana en la “Antología Mundial de Poesía por La Paz y la Libertad”.
     Ha publicado en revistas Suplementos  Archivos de Poesía del Sur de la  Argentina,  Lima Gris en Perú, y en la revista Ibuk-papel  Círculo de Fuego, también en el Perú.  Ha publicado una selección de poemas de su reciente libro de poemas “ La Casa del Silencio “ en la Revista Contra Cultura Cimarrona de Patricia Temple fue elegido entre los diez mejores libros publicados por autoras peruanas de  Lima en la revistas Escena  y La Mula. 
     Patricia Temple pertenece al Comité de Escritoras del Pen Internacional.

    MENCIONADO POR: