Rebeca Urbina Balbuena

12/16/2014


POEMAS:
Boceto de Teología

“El arte de hacer dioses”, rezaba el anuncio. Nos dieron
cubos de barro y nos mostraron una carta estelar.
Charles Simic

Nunca me costó creer en Dios porque siempre me gustaron los cuentos. Los paisajes exóticos, los animales en el arca y los nombres antiguos hicieron de la Biblia uno de mis cuentos favoritos.
Mi primera duda de fe:  si la serpiente que le ofreció la manzana a Eva sería la misma bruja que se la dio a Blancanieves muchos años después, cuando ya existían ropas y espejos.
Mi segunda duda fue por qué la manzana hizo despertar a una y dormir a la otra.
También me pregunté cómo pudieron ceder tan fácil ante una manzana, existiendo frutas mucho más ricas como las fresas, los mangos y las chirimoyas.
Una noche le hice estas preguntas a Dios durante mis oraciones antes de dormir.
Él se rió y luego me dijo que era solo un cuento, que yo podía cambiar las frutas, animales y nombres si me provocaba.
Al verme sonreír me hizo un guiño y cerró la ventana con un solo soplido, para que no me resfriara.
Ese día entendí por qué tiene tantos nombres alrededor del mundo. Seguro se los inventaron otros niños como yo.




Fotografía de alcoba familiar

Tres cuerpos. El de mi madre se incorpora algunas noches de invierno, a eso de la una de la mañana. Luego de unas partidas de canasta o telefunken, el cuerpo exige un descanso. El de Minerva, pequeño y escurridizo, sólo salta a mi cama cuando me cree dormida. Durante sus crisis de carencia de afecto, se rasca, araña la tarima o ahoga sus aullidos. El mío, inquieto y trasnochador. Nunca completa las ocho horas de sueño recomendadas; queda más lejos aún de la marca cuando las costumbres de los cuerpos con los que cohabita, logran interrumpir su conteo corporal.
El de mi madre y el mío son cuerpos de filiación carnal, familiar y genealógica, que se reafirmó voluntariamente. Comparten la misma temperatura, el mismo tipo de sangre y, si sé distinguirlo, similar humor. Solemos compartir el sueño desde que tenía seis años, después de la separación tácita de mi padre, las continuas mudanzas y el camarote en casa de mis abuelos; excepto las noches veraniegas, otras fuera de casa y ciertos arranques de rebeldía. Ambas aprendimos a respirar al mismo ritmo, a respetar el lado habitual de la cama, a convivir con el mismo olor. Comprendimos, que ese hilo invisible que nos unía era más resistente de lo que creíamos.
Para mi madre puede significar una cama sin el doloroso espacio vacío. Para mí, cierto deseo tibio de no dormir a solas.
Minerva matiza el cuadro o lo distorsiona: dependemos de su humor o sus signos de falsa preñez. Una noche podemos ser sus amas; otra noche, sus crías. Para ambas situaciones, le favorece nuestro calor. Busca un lugar calientito cercano a nuestros cuerpos, tarda en acomodarse, se acurruca y gruñe, asiente.
Tres cuerpos en mi cama se ven como un cuerpo en mi cama.




Ronroneo
  
Nada me enternece más que observarte desde mi balcón.
Eres un animalito tan curioso.
Puedes caminar en dos patas con destreza
pero te cuesta tanto caer de pie.
Como todo animal de costumbres,
recuerdas el camino de regreso a casa
y cada noche te veo volver.
Más de una vez pude oler tu temor
cuando me miraste directo a los ojos.
Pobrecillo, tan frágil e indefenso.
Tan necesitado de cariño y de calor.
Guardo mis distancias para no asustarte
y cuando quedas dormido abrazando una almohada,
yo salgo a conquistar la noche en los tejados.
Descansa tus ocho horas, hombrecito,

mañana podrás seguirme adorando.






De repente, se desbordó la paz como una coca cola

“De súbito, estalló la guerra. Se abrió como una bomba de azúcar…”
              Marosa di Giorgio

De repente, se desbordó la paz. Brotó como una Coca Cola
agitada a inundar las calles. Primero, creíamos que era navidad;
después, vimos que no había papanoeles en los techos. El aire olía
a pastel recién horneado. Se diluía el smog, negro de vergüenza.
Los cláxones entonaban sinfonías de Tchaikovski. Las billeteras abrían sus guaridas
a las hojas y a los caracoles. El doctor curaba con un respiro
hondo. Se oían murmullos risueños, suspiros en las esquinas.
Los ojos se hablaban unos a otros. Los pasos no tenían sed.

Pero un dolor de mandíbula se extendió como epidemia, el aire puro
dificultaba la respiración y la calma resultaba incómoda.

A los pocos días, la paz se volvió insoportable. Toda la ciudad
juntó esfuerzos, la desviaron a un hoyo profundo y tapiaron
la salida con extremo cuidado.

De esto ya hace mucho, antes que se vendiera la Coca Cola en plástico.




TOC

-          ¡Gracias!
-          Por nada…
-          Gracias
-          Por nada.
-          ¡Gracias!
-          Por nada…
Padezco de una variable de trastorno obsesivo compulsivo asociada al lenguaje. Pronuncio la palabra gracias alrededor de 500 veces al día. Es un número considerable para una persona de pocas palabras. Esta compulsión podría ser considerada como un simple exceso de cortesía; pero esta tesis se desbarata por la incoherencia de varias de estas repeticiones. Fuera de las ocasiones en que agradezco atinadamente, suelo decir gracias, por ejemplo, al abrir la puerta. También lo hago al ser empujada por alguien caminando con prisa o más de una vez al casi ser atropellada por un auto que avanzó en luz roja. Mis labios están agrietados por morderlos cada vez que reparo en estas repeticiones sin sentido.
Estoy intentando incorporar una técnica de consistencia a estas gracias desubicadas.
            Gracias por nada
                        Gracias por nada
                                   Gracias por nada.




  BIOGRAFÍA: 
Rebeca Urbina Balbuena (Lima, 1983)Administradora de la UPC, con estudios de Literatura en la PUCP. Divide su vida entre su mejor poema, llamado Vicente, sus quehaceres literarios y su trabajo en un banco. Formó parte de talleres de poesía dirigidos por Carmen Ollé, Miguel Ildefonso y Victoria Guerrero. Participó en el Festival Enero en la palabra, en Cusco, en el Festival de poesía de Lima y en diversos recitales de poesía en Lima. Este año obtuvo el Premio Scriptura que otorga la Comisión de escritoras del PEN Internacional del Perú y el Centro Cultural de España, gracias a lo cual fue publicado su primer poemario "Camping en el país de las maravillas", el cual acaba de obtener el Premio Luces del Diario El Comercio en la categoría Poesía.


MENCIONA A:

Victoria Guerrero, Miguel Ildefonso, Roxana Crisólogo, Nilton Santiago,  Julia Wong, Pablo Salazar-Calderón, Alessandra Tenorio, Eduardo Borjas, Mario Pera, Diego Sánchez Barrueto, Lizardo Cruzado, Gloria Portugal, Andrés Melgar, Javier Ramos, Fidel Chaparro.




José Ignacio Infantas Moscoso

12/09/2014


POEMAS:
I

No llega ligera, su paso es terrenal, tres mil años, bálsamo de brújula o de arena, no
llega leve, no acaricia, erige una hoguera, ruge, perpetua la grafía, desordena, revuelve
con deliciosa crueldad, su sinfonía es de guerra y de conquista.
Cuando la nada todavía pronunciaba un largo abrazo
sostenida en la primera gravedad
ya se había trazado la línea de los labios
la mirada\el color de la voz
Y ese oscilar dentro del pecho,
como si todo se ovillara de nuevo en otra lluvia de pleistoceno, en otra génesis de
células y astros.


II

Se plantea, en las sierpes de las palmas, la dicotomía de este encierro/ porque ahora
como nunca he abrazado esta carne/  porque todo era muelles y viento/ los pies
calados de herrumbre, de anémonas y sales de cianuro/ y la amnesia/ y los cometas en
las sienes anhelando el cielo.



III

Mórbido oleo que acongoja, cabestro que abriga lo informe, ala, hoja y anatema/
rebusque impávido, hora, hora, escarba la desierta evidencia del epitelio, de la escama
prodiga, del epíteto exacto, de blasón irreductible, de noche plena en el plexo, de tropo
transparente, de pagoda en la pleura, de bocanada incipiente, de andar mirando todo
hasta desvanecerse.


VI

Interrogo/el yo más lívido/el enjambre polifónico/la consonante azarosa/que se busca y
se busca/la coda perpetua que transmigra en microscópicas cuerdas sub dermis/y/todo
danza/ dejamos difuntas las amarras/el miocardio liberado/ el verso neonato que repta
en poluciones transhumantes/no es nada lo que toco y todo es futura ausencia/todo
lapsus, lato, imperecedero/todo euforia y brotes hipertensos/todo células, psiquis,
soliloquio…


VII

Todas las oraciones son cadalsos.
Apenas una nota en discordia/ el refugio de la ménade/ los ojos reflejando el triple
enlace molecular/ la partícula partitura/ el reclamo de la molindona/ no todo se ha
encontrado en este incesto de sigmas/ es más honesta tu pragmática de tacto/ tu hacer
callado/ tu química cerebral/ tu decir sin decir...


VIII

Phyllobates terribilis en el lóbulo frontal, una estrella colapsa, mira el espacio
desgastado sobre la cama con tristísimos ojos, los 2 milímetros dilatados, vistos desde
el Hubble, dos alas negras, floripondios sobre la almohada, lunares de una nebulosa.


IX

Es obvia esta caída/ y esta fuerza/que impide colapsar por dentro/aun así/mientras se
pudre esta vajilla inundada de percebes/ y besas el reflejo de esta huida/ en cuarto
menguante se detiene /la última campana/ el último tranvía/ la última caricia/ que podría
ser cualquiera.


X

No digo que no queden rastros, que no haya testigos, que no se repita, no digo, que a
menudo, es tan exacto, ese silencio, esa mejilla y esa bombilla que se apaga en busca 
de ternura.

Fui asaltado una vez/ despojado hasta el punto de conservar solo el nombre/ y fui feliz
en la indigencia del anhelo/ en el mar de marzo/en el aliento y los lunares/ mientras
conservaba en la azotea una maquinaria similar a un corazón o una almádena…
Sabrás?/tiempo después/de porque ha pesado tanto este paisaje/ este mirar horadando
el arlequín alado de la memoria/ sabrás entonces? cuan alto era este abismo/ cuantas
veces habíamos remendado nuestras lengua para decirnos lo mismo...




  BIOGRAFÌA:


José Ignacio Infantas Moscoso. Cusco (1983) Estudio Derecho y Literatura en la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, ha Publicado (Piel de Arcano, Lago Sagrado Editores, 2003) (Plumas de Búho, Selección de ganadores del concurso literario El Búho, 2010)



 MENCIONADO POR:
Maru Delgado, Maurizio Medo


MENCIONA A:

Rocío Silva Santisteban Manrique

12/04/2014



POEMAS:


Descarga

Tengo miedo y cabalgo cabalgo por la noche por tu cuerpo huyendo del mal cabalgo hacia la vida saltando los golpes en el maxilar y el torso desnudo con las huellas azules y cabalgo con tus dedos en mis pelos y mis ojos torneados hacia adentro y el hilo de saliva roja que cae sobre mi propia frente y el dolor en el tórax que es el dolor que golpea en mi ausencia este amor una mirada ante la hoguera de impotencia el vino el mar oscuro y aquellos pies helados que no pueden volar por eso cabalgo por tu vientre mirando hacia atrás hacia adelante entre el ruido de las balas Galil percutadas sobre el cráneo hermoso de aquel muchacho que aún no había aprendido a odiar y yo odiando y amando cabalgo rápido cabalgo sobre el miedo el pánico al instante en que me digan que has muerto el aire inundando mis fosas nasales el grito por imposible ahogado en pleno pecho y todo nos congela como una capa de hielo cabalgo sobre tu barba cabalgo hacia la vida por el especulum cabalgo hacia la primera pieza de nuestro encuentro el mar el sol la mirada frente a frente la nariz sin sonido sin ruido sin olores sin luz solo cuerpo sobre cuerpo cabalgo y respiro cansada te miro me delata tu mirada tu dedo en mi boca tu azul en mi cielo tu nube desbocada

cabalgo

lomo a lomo

más despacio

muchísimo más lento

una huella sobre otra huella

buscando

amainando

lejos de los otros

concentrada

solitaria

en vigilia aguardando

por ti.





Despedida en el aeropuerto
Amanece el día con su neblina húmeda
casi sin querer despertarse, a oscuras
con su cielo sucio.
La brisa marina me golpea la cara
mientras regreso a casa.
Allá lejos y cerca
dejé un beso en el aire alrededor
la falta de complicidad de los aeropuertos.
Las luces de la ciudad se apagan
y la inquieta neblina siembra una pequeña ansiedad
en mi alma.
Tus manos redondas.
Tu respiración agitada.
Las canas, los espejos nublados, el canto de aquel gallo
y la brisa invadiendo mis pulmones
mientras a través de este amanecer oscuro
busco tu luz.
Tampoco te pido diez papeles grises para amar
solo la verdad en la punta de los dedos.
Y te doy mis ojos
esta mirada aguada
esta lágrima suspendida
un ratito de calor antes
de la batalla. Una noche
quieta en la que puedas dormir y soñar y recordar
lo soñado. Un instante
antes de despegar.




Granadillas
Me enseñaste la forma elegante
de comer granadillas.
Durante los 50 años de mi vida
las abrí rompiéndolas con la punta de las mesas
luego absorbía y generalmente
embarraba hasta mi alma en el proceso.
Pero llegaste tú.
Con tus manos limpias y tu espera larga
con las siete piedras dentro de tu cuerpo
con los pequeños consejos.
Así agarraste el cuchillo
destapaste la granadilla limpiamente
casi sin darte cuenta
dejando de lado todos los requiebros
conversando sobre las cosas del día
mirando distraído las comisuras de mis labios
algo tan simple y cotidiano
como hacer pan
como rezar
como decir, a la mañana siguiente
buenos días y besarnos
como cambiar el mundo.
Una granadilla y su pulpa
una cucharita y la dulzura de la fruta madura
una nada y todo contenido en ese gesto.
Buenas noches, vamos a cambiar el mundo
porque hemos empezado a comer granadillas
entre dos.
diciembre 2012






Piojos/ Louses

Me saco los piojos a las dos de la mañana/ I remove the louses at two in the morning
mi bata blanca se mancha de estrellas negras/ my white dressing-gown stains itself with black stars. 


sobre la silla del comedor veo un mandil/ on the chair in the dining-room I see an apron
recuerdo:/  and I remember:
una niña llena de llagas, asmática, en la puerta del colegio/ a little child, asmathic, at the school’s doors
esperando para siempre a su papá/ waiting forever for her daddy.


me dicen que ta ta ta tan: eres una mujer de éxito/ people say to me you are a su-su-su-success-woman
—¿si?, ¿de verdad?, no lo creo—/ —really?,  you think so?, I don’t believe it—
quiero que salgas en el who is who/ we want see you in the Whos’s who
vanidosa comento que quizás eleve mi autoestima/ vain I comment this position exalt my self-estimate

(es un chiste estúpido/ (there was a stupid joke
por la noche tengo que bañarme / in the night I would bath me
para dejar de llorar)/ if I will try to stop my flood of tear)

me equivoco/ I make mistakes
esos son los grandes pecados/ there are the big sins
una piojosa sale en The Perú Report/ a lousy woman in The Perú Report
¡te envidio!— me dicen las chiquillas/ we envy you!— said me the girls
las miro con compasión/ I see them with compassion. 


hablo y engullo comida, los críticos literarios/ I talk and gobble food, the literary critics 
escriben sobre la voz operística que lamenta su gordura/ write about the operistic voice wich lament her grease
y no saben qué hay detrás de cada gramo de grasa/ but they don’n know what are insight every gram of fat

trabajo como todas, como todas me levanto/ I work like everywomen, like everywomen I stand up everyday
y lloro como todas alguna vez lo han hecho/ and I cry like everywomen cries ones in their lifes
como todas alguna vez lo dejaron de hacer/ like everywomen didn’t cry

me saco los piojos/ I remove my louses
me rasco los sobacos/ I scrape my armpit
y me miro en el espejo con el vaho del baño/ and see myself in the mirror with the water cloudy
adherido como carca/ follow like grime.


—¡cochina!—/ —dirty!—
—deja de ser dramática—/ —stop your drama!—


los rituales repetidos, quizás otras/ the rituals repeats, maybe other women
lloren por el hambre o por el cuerpo en descomposición/ cry because of the hunger or the body in putrefaction
es absurda la frivolidad de este sufrimiento, lo sé, /my pain is frivolous, I know
estudio el sistema sexo-género/ I learn about the sex-gender system
la ciudadanía y la individuación/ about the citizenship and the individuation
pero más allá de mi razón/ but more far to my reason
algo supura/ something suppurates

es el moho, la carne podrida, corroída/ is the mold, the corrupt flesh, the rotten flesh
está adentro/ it’s insight
la cociné con paciencia/ I cooked it with patient
con cada error/ with every sins


(hay tantos nombres propios)/ (in sight a lot of first names)
torpezas que escondo como los piojos/ torpidities I hide like my louses
y por más que rastrillo mi cuerpo centímetro a centímetro/ and for more than I rake my body centimeter to centimeter  
no encuentro aparentemente nada/ I don’t search apparently nothing
nada de nada/ absolutely nothing



pero están ahí, ahí están aunque no los vea/ but they are there, there are even I don’t see them
todos se esconden en esas zonas oscuras/ everyone hide in my dark zones

me arden me pican me vuelven loca./ they burn me, they prick me, they make me crazy.

Traducción de la autora con corrección de Laura Middlebrooks.



BIOGRAFÍA:
Rocío Silva Santisteban (Lima, 1963). Estudió literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Doctora en Literatura por la Universidad de Boston. Ganó el Premio Copé de poesía con su poemario Ese oficio no me gusta (1990). Otras publicaciones: Mariposa negra (1993), Condenado amor y otros poemas (1995) y Turbulencias (2006). En 1994 publica su libro de relatos Me perturbas (1994). Actualmente es periodista y docente universitaria. Además es presidenta de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.


MENCIONADO POR:

Yhan Koronel

11/18/2014



Fotografía; Histriònico Intelectual.


POEMAS:


He (ANTIHELIO)


Hay que escuchar a la

Piedra Que golpea

Le Dijo el monje al tao




N (ANTINITROGENO)

El tao que actúa

es el tao que contempla

Tao que se sabe tao




CHON

Tocando tu cuerpo

Ques terso como mi glande

Siento mis huesos de agua

Crecer como la hierba




Hg (ANTIMERCURIO)

mi amor es un texto que busca autor.

si solo soy tinta, esta letra es de otro.

pocos pueden ser letra y tinta a la vez

y quién será página? quien será amor?



ASTRALIS

Diospadre todo poderoso

Hijo del Tao riñón cósmico

Esta es mi voz primitiva

Ven a lavar mis venas abiertas

Por mi padre y mi madre

Que de signos y hedores

Mis intestinos están muriendo

En un poema que me vivirá




H (ANTIHIDRÒGENO)

algunos

escriben

como

menstruando

otros

como

eyaculando

no sé

qué es

peor




CEREMONY, BUDDHA MEET ROCK

El loro que nos saca la suerte viene en llamas y ojiazul sacude sus plumas meteóricas  te

asustas de la dureza de tu cuerpo pico de jibia y esos gritos que salen de tu boca son tus

mariposas holograma que enfría y acelera el vaivén perfecta entropía inflando el tiempo

diluyendo la materia que nos precipita a tener cuidado de los vecinos que a estas horas

del menguante lunar duermen contando historias para sus niños y ladra el colchón ladra el

retablo el cuarto es una burbuja de acero titilante en ondanadas de humo y nieve de

hormonas de par en par baratas dimensiones que cierran y abren nuestros hojos así es el

fruto abierto el fruto la nuez light el durazno imitando el pan acicalado pan y su manjar

que es temperatura y vibración cárnica, justicia de hipocampos llenando de pistilos las

rocas, ciudadanos de marte colonizando el Kilimanjaro en perfecto alunizaje hacia Venus

en kimono si sales y entras con la inmutabilidad de siempre que entidad aparte soy el

cachorro con el que juegas rodaja de limón madeja de lana que recoges para agacharte

y/o robustecer tus músculos de mujer precisa y selecta que el mar es la cosecha y sus olas

mil aldeanos de aire y tornasol, èsa la espuma brava cuando nos vacilamos en rincón

menudo, precio de alcobas y hmmmm qué riko hueles Momotaro y su hacha llena de

bolitas de arroz cuando tu japonés es innato en ohmmm delicado y suave ohmmm que

cae como manzana de newton en tus mejillas y y y y luego la ingravidez la inmensa

perspectiva donde nuestros ojos apagaron sus canicas solo esferas de leche nido y la

densa elongación hirsuta de todos los nervios como en esos puercoespines que de un

estornudo se vuelven escobas, eso es lo que escribe buddha cuando respira rock y viaja

como electrón en un colisionador de partículas botòn de nube o tecla de agua he ahì  el

celular de un mayo  sospechoso mayo en tu vientre



LO Q SE LE DICE AL POETA MAYOR


to Moi
Ya parapetado en tu zigurat

Cuando la palabra es mecanismo de defensa

En esa camisa de fuerza que sabes disimular

Y aun puedes gesticular uno que otro mantra

Olvida el chachachá y tu sueño de habitar Hong Kong

Arrepentido de esas várices q creíste poemas

Y La falsa soledad cuando eres mercado gràu

Si ojos de pescado frito te manyas el mejor plato

Y todas las antipalabras con las que enjugas tu boca

A lo ponciopilatos, deja de lavarte las manos

Tan inteligente, poeta cia, poeta fbi

Eres tan pendejo con tu escritura anglicana

Todo ese comercial de shampù te lo paso

Mientras no me insinúes el derrier sin limpiar

de tu filosofía y sus ladillas astrales

Esa que exhibes a tus comadres del Peloponeso

Así yo tú, quizá… podríamos bailar en el mismo burdel

A lo cancán  bien fierros con el cerebro en coliflor

Y morir a lo chicha hasta que llegue

El ganchazo de una combi llena de culitos ricos.




SIEMPRE SE PUEDEN MALDECIR ESTAS COSAS

Impassible en ses lois la Force universelle

Ivre de sa fécondité
          Jules Laforgue



Ya eyaculé

Mi porción umbilical

Ventrílocuo o engranaje

Mi eco humano

Polea de grasa

Agua de seso seminal

Un cadáver de palabras

(bien empastado)

Ahora al sementerio.

Morir es una ceremonia

que toma 30 ò 40 años

Que venga el estreñimiento

sífilis o mal de próstata

Mis ojos de shotgun

Mis dientes de guadaña

Los espero estoy-listo

Cansado de jugar y ahogar

Mi consciencia

aun deseo patearle el culo

a este mundo acorsetado

en no sé qué soundtrack

de mierrda




BIOGRAFÍA:

Yhan Koronel (Takna, 1990). Escribe.



MENCIONADO POR:


  MENCIONA A:

Alberto Ninaski, Yesebell Sechar, Ricardo Eyzguirre, Mario Carazas.