Yhan Koronel

11/18/2014



Fotografía; Histriònico Intelectual.


POEMAS:


He (ANTIHELIO)


Hay que escuchar a la

Piedra Que golpea

Le Dijo el monje al tao




N (ANTINITROGENO)

El tao que actúa

es el tao que contempla

Tao que se sabe tao




CHON

Tocando tu cuerpo

Ques terso como mi glande

Siento mis huesos de agua

Crecer como la hierba




Hg (ANTIMERCURIO)

mi amor es un texto que busca autor.

si solo soy tinta, esta letra es de otro.

pocos pueden ser letra y tinta a la vez

y quién será página? quien será amor?



ASTRALIS

Diospadre todo poderoso

Hijo del Tao riñón cósmico

Esta es mi voz primitiva

Ven a lavar mis venas abiertas

Por mi padre y mi madre

Que de signos y hedores

Mis intestinos están muriendo

En un poema que me vivirá




H (ANTIHIDRÒGENO)

algunos

escriben

como

menstruando

otros

como

eyaculando

no sé

qué es

peor




CEREMONY, BUDDHA MEET ROCK

El loro que nos saca la suerte viene en llamas y ojiazul sacude sus plumas meteóricas  te

asustas de la dureza de tu cuerpo pico de jibia y esos gritos que salen de tu boca son tus

mariposas holograma que enfría y acelera el vaivén perfecta entropía inflando el tiempo

diluyendo la materia que nos precipita a tener cuidado de los vecinos que a estas horas

del menguante lunar duermen contando historias para sus niños y ladra el colchón ladra el

retablo el cuarto es una burbuja de acero titilante en ondanadas de humo y nieve de

hormonas de par en par baratas dimensiones que cierran y abren nuestros hojos así es el

fruto abierto el fruto la nuez light el durazno imitando el pan acicalado pan y su manjar

que es temperatura y vibración cárnica, justicia de hipocampos llenando de pistilos las

rocas, ciudadanos de marte colonizando el Kilimanjaro en perfecto alunizaje hacia Venus

en kimono si sales y entras con la inmutabilidad de siempre que entidad aparte soy el

cachorro con el que juegas rodaja de limón madeja de lana que recoges para agacharte

y/o robustecer tus músculos de mujer precisa y selecta que el mar es la cosecha y sus olas

mil aldeanos de aire y tornasol, èsa la espuma brava cuando nos vacilamos en rincón

menudo, precio de alcobas y hmmmm qué riko hueles Momotaro y su hacha llena de

bolitas de arroz cuando tu japonés es innato en ohmmm delicado y suave ohmmm que

cae como manzana de newton en tus mejillas y y y y luego la ingravidez la inmensa

perspectiva donde nuestros ojos apagaron sus canicas solo esferas de leche nido y la

densa elongación hirsuta de todos los nervios como en esos puercoespines que de un

estornudo se vuelven escobas, eso es lo que escribe buddha cuando respira rock y viaja

como electrón en un colisionador de partículas botòn de nube o tecla de agua he ahì  el

celular de un mayo  sospechoso mayo en tu vientre




LO Q SE LE DICE AL POETA MAYOR


to Moi
Ya parapetado en tu zigurat

Cuando la palabra es mecanismo de defensa

En esa camisa de fuerza que sabes disimular

Y aun puedes gesticular uno que otro mantra

Olvida el chachachá y tu sueño de habitar Hong Kong

Arrepentido de esas várices q creíste poemas

Y La falsa soledad cuando eres mercado gràu

Si ojos de pescado frito te manyas el mejor plato

Y todas las antipalabras con las que enjugas tu boca

A lo ponciopilatos, deja de lavarte las manos

Tan inteligente, poeta cia, poeta fbi

Eres tan pendejo con tu escritura anglicana

Todo ese comercial de shampù te lo paso

Mientras no me insinúes el derrier sin limpiar

de tu filosofía y sus ladillas astrales

Esa que exhibes a tus comadres del Peloponeso

Así yo tú, quizá… podríamos bailar en el mismo burdel

A lo cancán  bien fierros con el cerebro en coliflor

Y morir a lo chicha hasta que llegue

El ganchazo de una combi llena de culitos ricos.




SIEMPRE SE PUEDEN MALDECIR ESTAS COSAS

Impassible en ses lois la Force universelle

Ivre de sa fécondité
          Jules Laforgue



Ya eyaculé

Mi porción umbilical

Ventrílocuo o engranaje

Mi eco humano

Polea de grasa

Agua de seso seminal

Un cadáver de palabras

(bien empastado)

Ahora al sementerio.

Morir es una ceremonia

que toma 30 ò 40 años

Que venga el estreñimiento

sífilis o mal de próstata

Mis ojos de shotgun

Mis dientes de guadaña

Los espero estoy-listo

Cansado de jugar y ahogar

Mi consciencia

aun deseo patearle el culo

a este mundo acorsetado

en no sé qué soundtrack

de mierrda




BIOGRAFÍA:

Yhan Koronel (Takna, 1990). Escribe.



MENCIONADO POR:
Roberto Valdivia


  MENCIONA A:

Alberto Ninaski, Yesebell Sechar, Ricardo Eyzguirre, Mario Carazas.

Enrique Beó

10/30/2014



 POEMAS:
1

En el blue azul de mar las ballenas somnolientas vivían encerradas en botellas de cervezas. Al tercer día los peces ya surfeaban en el inmenso océano, manyas loco Dios.


3
Adán y Eva fueron desalojados del paraíso por una orden judicial. Salieron entre palos y bombas lacrimógenas.


4

Los fuleros dinosaurios, Made in China, desaparecieron al toque.


7

A pesar de que el amor es tan burgués como la acumulación del capital, te amo con exceso de plusvalía. 


8

No pes cuñau, el universo es cuadrado, le dijo Galileo Galilei a un Astronauta extraviado.




Para los idos, para los volados,
Para los quemados, para los stone
Para los somnolientos, para los insomnes,
Para los misios, para los últimos puestos,
Para los que van a la tienda y nunca compran nada,
Para los que sueñan despiertos, para los disléxicos,
Para los subalternos, para los periféricos,
Para los olvidados, para los absurdos,
Para los que nunca salen y siempre se van sin regreso
Y ni vuelto que dar, para los que salieron del colegio
Sin aprender ni mierda, para los huevones y las huevonazas,
Para los muertos, para las generaciones cagadas
Nacidas en los gobiernos dictatoriales,
Para los que están más locos que una cabra,
Para los que cambian de canal cuando hay comerciales,
Para los que olvido mencionar en estas líneas (...)
Y es que así se es uno
Y sin ganas de joder o cagar a nadie.





Cuatro Combis en el Centro de Lima
Descuartizaron a Túpac Amaru III.
Los choferes, sin brevete, se dieron a la fuga.
El Tombo no llegó a identificar las placas
Para sus respectivas papeletas.
El cuerpo quedó junto a la los letreros luminosos
De gaseosas y hamburguesas a mitad de precio,
Fue cubierto con periódicos pasados,
Donde las Malcriadas le robaban protagonismo al muerto.
Los transeúntes observaban con curiosidad
El cadáver identificado con una enciclopedia escolar. 
Romualdo, parado en una esquina,
Murmuraba llorando: ¡y no podrán matarlo!





Hoy libero al dentífrico de mis dientes, 
Al azúcar de mi taza,
A la mantequilla de mi pan,
A la correa de mi pantalón,
A los botones de mi camisa,  
A los pasadores de mis zapatos,
Al reloj de mi muñeca, 
A la billetera de mi bolsillo,
A los saludos de mi mano,
Al escritorio de mis papeles, 
A la silla de mi culo y de mis pedos.
Y sonrío a carcajadas como un loquito
Mientras escapo de un simio con látigo y metralleta.





Confieso que me he masturbado,
Con manos, sin manos, aplaudiendo,
Parado de manos, en un pie, saltando, 
Bocabajo, de rodillas, de espaldas,
Con los ojos cerrados, de noche, de día, en ayunas,
Desayuno, almuerzo, cena, coffee break,
En el paradero, en el taxi, solo, con ella, sin ella, 
En pasado, presente, futuro, pretérito pluscuamperfecto…
(Yo me masturbo, tú te masturbas, él se masturba,
Nosotros nos masturbamos, vosotros os masturbáis),
Con la mano en el pecho cantando el Himno Nacional.
Y entonces comprendo, que a pesar de todo,

Darwin no era tan huevón como parecía. 




BIOGRAFÍA:
Enrique Beó, seudónimo de Enrique García Anhuamán, nace en Lima en 1982. Es Licenciado 
con estudios en Literatura en la Universidad Nacional Federico Villarreal y Artes Audiovisuales 
en la Universidad Nacional de La Plata (Argentina), cuenta con un posgrado en Artes Mediales 
por la Universidad Nacional de Córdova. Ha diseñado y dictado diversos talleres y seminarios de 
arte y tecnología en distintos centros de prestigio como el Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha 
en Argentina, Centro Fundación Telefónica, Centro Cultural de España, Casa de la Literatura 
Peruana, entre otros. Es miembro fundador y director del Centro de Tecnología, Medios Artísticos 
y Literarios: Html404 dedicado a la promoción, investigación y experimentación artística y literaria 
con soportes tecnológicos.

Ha publicado los poemarios Para navegar al sol (2004); Abanico (2005); Enrique Beó (2005); 
Jmwzrrodizzklxcvglkl (2007); Enrique extravagancia (2008); el poemario hipertextual Poemas 
Binarios (2010); la antología publicada en Paraguay Poemas Desordenados 1999/2011 y Para Los 
Idos (2012). También ha realizado diversos trabajos de experimentación audiovisual e instalación 
como Ver/Veras (2008), Mentápolis (2009), Un hombre herido se arrastra por el suelo (2011), la 
videoinstalación Violencia del Cuerpo (2013), Los gigantes nos observan (2014) entre otros. 
Actualmente es docencia de comunicación audiovisual en el Instituto Toulouse Lautrec y se dedica 

a la investigación y experimentación con procesos tecnológicos aplicados al arte y la literatura.


MENCIONADO POR:


MENCIONA A:
Carlos Ivan Tolentino,  Eduardo Borjas,  Julio César Carranza,  Julio Barco,  Antonio Chumbile


J. Estiven Medina Ortiz

10/28/2014



POEMAS:

Escribo, dejo en blanco, aparezco y desparezco, de golpe de pronto súbito e inesperado. Logro y fracaso, en ambos casos, unidos por una cuerda que es la desnudez que es la honestidad que es la más vil mentira colgada de una viga. Escribo des/escribo, voy y vuelvo y me pierdo. Espero y avanzo impaciente, temo firme, camino, paso a paso a ningún lado, a todos lados, nave oxidada y chirriante, ebrio conmovido manotea el aire, abraza allí escupe allá. Cálmese, déjese de tanta tontería, no sea absurdo. Relájese. Lluvia de dientes relámpagos de cabellos ríos con tu nombre ahogado. Escribo, tecleo y oyes el tac tac tac tac del cuerpo que construyo, un manotazo de tiempo estremece  tu tranquilidad y soy yo soy yo soy tu voz tu boca mordiendo el aire, tus dientes lloviendo dentro de la hoja, mi espalda calentándose con el sol de tu mirada. Ametrallo el cielo con las palabras que salen de mi ojo izquierdo, luego me largo a hacer pis y vuelvo y escribo y miento pero soy honesto en el fondo. Ojalá valga la pena fracasar. Estamos abajo como si nos hubieran secuestrado y abandonado en un sótano, digo sótano de luz pero nada se enciende. A veces las palabras son bombillas quemadas. Todos los escritores del mundo han venido a cumplir el rol elucubrado por un escritor supremo que esconde algo en su sótano nebuloso, todos los escritores del mundo aportan algo con sus indagaciones sobre cómo ser un buen esquizofrénico y beber un café sin llorar ni sentir nostalgia por algo que no pasó. En algún punto de la existencia la realidad se hace esa parte del cuerpo que más se adormece. Introduzco mi cabeza en una bolsa de plástico y me dispongo a pronunciar el discurso que preparé con motivo de  la premiación con la que me honran. Inesperadamente mi cuerpo se reduce a una cabeza gigantesca que habita una habitación entera, una habitación grande pero muy chica para que la cabeza logre moverse lo suficiente. Saltan dos ojos sobradamente tímidos para volverse a su lugar. Cómo se llegó aquí y qué hay más allá.
Se asfixia, se adormece, se une al plástico, se despide, teclea, escribe chau, pero no se quiebra y comprende que no es frágil, que la sensibilidad es un convenio con el tedio.  Me asfixio, me adormezco, me uno al plástico, me despido, tecleo, escribo chau, pero no me quiebro y comprendo que no soy frágil, que la sensibilidad es un convenio con el tedio y que soy sensible en el silencio quemado.
De “Podrido”.






Madre sorpréndeme cantando, cantando como un loco gozando de su cordura. No estudio cuando escapo de los deberes diciendo que lo haré, oh madre, sorpréndeme también por eso.  Canto porque mi voz ha sido arrebatada por el tiempo, tajoneada por eso que llaman madurar, como ir a un lugar mejor que quizá no es mejor. Madre, mírame el sudor que cae cuando caigo y me lastimo de ti, del viejo, del desorden de mi cuarto que es, créeme, lo que mejor me explica en la  calma. ¿Si muriera un tipo que ha corrido cansado? ¿Muere o descansa?
Madre, he sentido los dientes de mi voz clavándome en la cabeza como cuando un cachorrito es llevado por su madre a un lugar lejos de la lluvia. Pero mi voz también es la lluvia, de colores, de distintos tonos rojos, ay la sangre, un accidente del sueño, de la mañana, del sol, un accidente aéreo mi voz, atrápame cantando me emborrachaba entre sus brazos, ella nunca bebía  ni la vi llorando.
Madre quiero ser cantante precisamente porque no puedo cantar, porque mi voz es atroz pero quizá haya algo hermoso bajo esa tragedia, un gusanito de ojos conmovidos que aletea sus alas vacías e irreales. Por favor sólo quiero matarla, a punta de navajas, besándola una vez más.

¿Sabes lo que soñé el viernes pasado? Que me masturbada frenéticamente y que luego, ah no, espera, eso pasó antes de estar dormido. Bueno, estaba parado en algo parecido a un escenario, todo iluminado de bombillas púrpuras. En el fondo un tipo que era el baterista dio una señal que no comprendí y de golpe de alguna sombra agonizante un guitarrista agitó su guitarra a manotazos, parecía una tontería pero oía a épico, luego el bajista tocó y yo al medio detrás de un micro que tenía pinta de antiguo y abrí la boca un poco y explotó el estadio, porque estaba en un estadio o algo parecido, algo más grande quizá y la gente enloquecía y era la peste del amor y la pasión y la fe. Y canté, para sorpresa mía, con mi voz real y nadie se espantaba, ¿me oyes? Nadie. Yo creo que fue  una revelación.

De “Podrido”.






UN POEMA DE AMOR QUE EN REALIDAD ES UN FRAGMENTO DE LA  NOVELA “PODRIDO” DEL NOVELISTA J. ESTIVEN MEDINA ORTIZ.
Hola me llamo Esteban, tengo 23 años y soy escritor. Empecé a escribir profesionalmente a los 8, estaba muy enamorado de Sandra, mi compañera de clase e hija de mi dentista, y yo era tímido. A esa edad uno se hace escritor porque la boca le tiembla, porque el amor hace añicos los nervios y las palabras son remedos vergonzantes del corazón que convirtiéndose en  una mosca se da contra el vidrio de la ventana en su intento por ser libre.
Me hice escritor porque no encontré otro modo de acercarme a ella o porque todavía no sabía lo que era la masturbación, da lo mismo.
A Sandra le robé un beso en los labios luego de mostrarle mi cuadernito azul manchado de poemas y cuentos en donde ella y yo éramos muy felices para siempre, le convenció la contundencia de mi prosa y la honestidad de mi lírica, me lo dijo con esas precisas palabras, es más, escribió un ensayo sobre mi obra en la superficie de mis labios.
Tiempo después me enteré de que Sandrita había muerto y sentí que parte de esa muerte había sido mi culpa, que la había aplastado con tanta felicidad dulzona, le había envenenado la sangre con tanto amor, ella ya estaba lejos de mí para cuando había enfermado, pero nuestro amor era una promesa vigilada por las nubes, luego ella murió sin avisarme, sin prepararme al desconsuelo de la viudez, lloré tanto que mi cuadernito azul se ahogó.
 Así como su madre me reparó los dientes, Sandrita me había reparado los labios que son, ya se sabe, una prolongación del  corazón.
De “Podrido”.




TÚ SÓLO ME QUIERES PORQUE APARECÍ DE PRONTO Y NO PUDISTE HACER NADA

¿En verdad crees que la ciudad es el suburbio del cielo? (me pregunto)
Soy un poeta que tiene inédito un traje azul hecho de un trozo de cielo que logré arrebatar de sus custodios en un viaje que realicé cuando estaba ebrio.
-media hora después-
Sólo es una desesperada mentira/ he podrido mi cabeza y la he lanzado contra todo/ pero no es agresión/ es búsqueda/ eclosión  de un nuevo día a partir de un día que voy muriendo/ respirar en tu pecho mientras el mundo explota eternamente/
No me quedan palabras pero sí abismos entre ellas y el papel/ No me quedan sonrisas pero siempre estoy tropezando con tus pies en este limpio baile de encontrarnos y conversar nada por el ruido por los autos que atropellan nuestros sueños por las mariposas que revientan nuestros ojos por esa curiosidad que no  perfora nuestro refugio de timidez/ y no quiero abandonar este fragmento del poema porque después no sé lo que vendrá/ tal vez lluevan ojos desde una boca hambrienta/ tal vez los ojos pueblen mi desnudez sólo para comprobar que no estoy desnudo/ y ese sea el paisaje que tenga que devastar y ofrendarme entre dudas y mis muertos de papel/ tal vez me quede suspendido en la catatonia repitiendo tal vez tal vez tal vez es otra forma de buscar de hallar un cadáver y diseccionarlo porque en realidad es un museo de manos atadas entre sí que guardan todo lo bello que alguna vez pude haber soñado.
¿En verdad crees que soy lo que más has querido?
He tropezado con tus pies después de hurgarte hasta el mínimo gesto/ he forzado el rumbo de tus manos en mi cuerpo/ he sido unos labios desangrándose entre tu piel y mi costra y aún así tu mirada es limpia/ y se agolpa con la turbidez de la mía/ somos una constelación que se engaña/ que se miente porque no hay más donde buscar que en la ficción de nuestro encuentro/ porque me quieres y me arriesgo a decir (con humor) que soy querido con la solidez de tu palpitante fósil corazón que trascendió el mar del hartazgo/ que me quieres aferrada al último significado de vivir: Estar a punto de morir/ y agrego: a mi lado.
Porque me has querido cuando yo nacía de entre mi cansancio y mi horizonte perdido/ porque me has querido desde aquella vez en donde yo solté un poema desde mi vida hasta la mía.

De “Hablemos de mí, mientras las hormigas devoran el sol”.





BIOGRAFÍA:
J. Estiven Medina Ortiz (1995). Pintor expresionista abstracto. Tiene un poemario inédito titulado “Hablemos de mí, mientras las hormigas devoran el sol” y escribe una novela que ha llamado provisionalmente “Podrido”.


MENCIONADO POR:


MENCIONA A:
José Taipe Agreda, Jesus Lévano, JulioBarco.


Miguel Urbizagástegui

10/22/2014





POEMAS:

Subversivos

“Le Monde a soif d'amour: tu viendras l'apaiser”
Arthur Rimbaud

Y quiero hacerte el amor en medio de la pista, entre la vida y la muerte, entre el rojo y el verde, en medio de los carros frenéticos. Hacerte el amor con sexo, sin sexo, no sé, pero hacerte el amor sin frenos, sin timón, en medio de la gente con zapatos - estrés. Así haya lluvia, sol, niebla, humedad, rompamos los ojos de los transeúntes, que vean dos cuerpos en uno, un cuerpo de dos, nosotros en todos, todos en uno 
tu esmalte ...............................................................................mi desodorante 

 tu jabón............................................................................mi cuello

 tus espinas................................................... mis escamas 

 tus botas...................................... mi cabello 

 mi barro........................ tus senos
 
siendo disparos de relámpagos
matando la muerte en cada casa
destrozando la ciudad deprimida
quebrando llantas, fusilando ventanas

Todos callados. Los taxistas varados frente a nosotros. Lejos se escucha un claxon, alguien no llegó a sentirnos, alguien sigue muriendo. Solo vale la pena un tráfico engendrado por ver un hombre amado, por ver el amor en el hombre, por ver en el hombre amado a los hombres. Nos acercamos al primer automóvil de la hilera y en su parabrisas cubierto por nuestro vaho, escribimos con un dedo, escuchen, con nuestro dedo, el amor.


(De Escombros)



 05

A  mis estudiantes, con el cariño que se merecen

No imaginé tanto daño desde los números
el rojo no solo quería decir amor,
joven, luz rebelde, no tienes toda la culpa.
Esos números están así de vergüenza
por la madre que jamás te comprende
cuando le hablas de la vida recién descubierta
y solo te dice: estudia, estudia, estudia, abandonándote en el camino
por el cual todos pasamos y sufrimos.
Números iracundos
por el padre, al darte todo para ver diplomas en tu cara
sin darme nunca abrazos de hombre, consejos de viejo.
Un padre que solo sabe que es padre.
Me siento como el cursor en una pantalla grande
sin saber a quien darle click
y esa gota roja en tu libreta
es la lágrima de mi alma protestando por la soledad.
¡Ahora lo verán papá y mamá!
y esa nota seguirá sangrando
en tus labios inocentes, en tus manos frías.
El silencio de tu cuarto absorberá mi llanto
le tendré miedo a mis padres y los verás en tu sangre.


(De Escombros)





Siddhartha Gautama deambula por el mundo


                   Veo gente sufriendo
sus pasos gritan ante la muerte siempre cercana
sus miradas se ahuecan en las calles siempre psicóticas
                   veo gente sufriendo
bajo el sol renegado de alumbrar
simples féretros andantes.
Los veo llevando clavos en el cuerpo
y como astillas,
el sudor penetra en las sienes, en la frente
cuando caminan mientras urge,
mientras pueden
                  veo gente sufriendo
y los llevo conmigo,
suplican en mi memoria,
se quedan en mi tacto,
deambulan en mi sangre
porque soy
de una misma madera carcomida, seca,
respiro el llanto de sus voces
y en las casas de estera,
en la médula de un cerro
en los lugares donde no llega Dios
pero sí la muerte,
solo se escuchan cada día
los truenos del hambre.
Desnudo mis ojos
y entro en las tinieblas del hombre
para buscar puertas de escape
aunque no existan las esperanzas
aunque el silencio es lo único que sabemos
es hacia donde vamos
                 inevitablemente. 


(De Escombros)




Luego de bailar “Porque te amo” de Papá Chacalón en una pollada
nuestras bocas
como plantas carnívoras
se atacan se torturan
se muerden se envenenan
se despedazan se descuartizan
se asesinan se estrangulan
y sí Girondo sí
vamos girando en la cama
como ruleta
una vez
Y otra
Y otra
Y de nuevo nuestras bocas
como combis ebrias
se embisten se alejan
se acercan colisionan
se sacan la mierda
como en un pogo hardcore
se sacan la carne
con uñas dentales
hambre atormentada
vida piroténica
eternidad incendiada
neuronas drogadas
y el celular grita hasta agotarse
y nuestros labios bailan tango
cumbia salsa reggaeton vals
eres el hijo de todas las putas del mundo
eres el mundo de esta miserable puta
y como en pelea de perros
nos rasguñamos nos ladramos
y como en pelea de gallos
no paramos hasta matarnos
y el último día narcótico se acerca
y ya no importa que Dios haya muerto antes que nosotros
bajo sábanas de niebla
el paraíso está dentro del infierno                      
nos respiramos
nos miramos
pides tregua
bajas la guardia
pero mis labios estallan
como un 11 de septiembre
en tus torres gemelas
y mis tus dedos
Inyectan como jeringas en la piel
todo el alto voltaje que significa tenerte a ti
                           SOBRE MÍ
                         debajo de mí            
y nuestros microbios se aman
nuestras soledades se aman
nuestros vacíos se aman
todo esto sentimos
con marihuana
con todo el alcohol subterráneo
con Hamilton, ayahuasca
y con todos los fuegos eléctricos
vivos en nosotros
desde antes de Cristo
hasta después del infinito
y más allá
y punto


(Inédito)




BIOGRAFÌA:
Miguel Urbizagástegui (Lima, 1991) Cursa el último año de la carrera de Educación (Lengua – Literatura) en la Universidad Nacional Federico Villarreal y se gana los frejoles como profesor de inglés y francés. El año pasado quedó finalista en el primer concurso de poesía “César Calvo” y obtuvo el primer puesto de los “Juegos Florales” en poesía en su alma máter y para no hacerla larga, ganó uno que otro concurso más por ahí (¿en serio esto importa?).  Asimismo, ha publicado su primer libro titulado “Escombros” (noviembre, 2013). Es integrante del grupo – revista TAJO. Además, toca guitarra y traduce algunos textos de vez en cuando. En suma, ama lo que hace.



 MENCIONADO POR:

MENCIONA A:
 Enrique Verástegui, Tulio Mora, Jorge Pimentel, Oscar Málaga, Domingo de Ramos, Harold Alva, Efraín Altamirano.