Roxana Ghiglino

10/28/2006



























POEMAS:


LA LUNA DE CHATARRA AZUL

La luna se consume a la altura de los ojos que revolotean como canicas doradas mientras nos amamos sobre restos de comida chatarra sobre restos de cáscaras amargas y envolturas milagrosas de juguetes.

Hoy seremos de agua, tú rasgaras, morderás las enaguas y esa mujer que se ve desnuda en el reflejo de tus ojos caerá muerta en un atardecer cuando nuestros ancestros se hayan arrepentido de tejer nuestros cuerpos con sus cuencas silenciosas.

Mira como babea la orquídea y ella...la mujer, esta mujer de tripas brillantes y azules sigue así haciéndose cada vez más violeta...una virgen arropada por caníbales.

A la altura de ambos ojos, ahora escupes a la altura de sus senos...la rellenas de paja quieres transformarla en cisne en duende en lo que sea (pero que no sea ella).

Entonces sientes el mar muriendo loco de terror... en tus córneas y esta pasión de libélulas agazapadas apaga el horizonte y nuestras ganas de dormir con las médulas haciendose cenizas por eso mi mano queda derramada y tu recuerdo es un tumor a la altura del abandono y el hastío o el humo.

Ahora que tus pies tachonan el vacío de una tarde angustiosa en el alba donde la luz se rellena de lentejuelas baratas, una estrella negra deshace el farol y tu sonrisa es una mueca desesperante como tu carne salada que parece escuchar el rumor de una caricia vegetal y oscura en el paisaje de tu vientre y el nocturno chillido del viento desesperado por aquello que siempre se halla muerto en la belleza del paroxismo de una diosa transformada en bestia ensangrentada o el hilo de saliva que escapa y el vestido rojo corrosivo de una momia.

La lluvia fina despelleja la sonrisa de una ardilla que se horroriza de sí misma o de tus ojos, la leche mortecina que sale de tu vientre alimenta este destello encantado, tu nombre huele a rostro decapitado y en tu frente leo una lluvia de fuego donde la mujer que buscas queda atrapada en una imagen a contra luz jugando con caballos que galopan en el sexo de las manzanas y el fuego de cada alarido retorna a tu boca para contemplar esta luna de mentira entre tus manos.


TEMPESTAD

Tus dedos dibujan al dios de las bestias sentado en su retrete, armas tu castillo de carmín y tus manos de metal degollando al toro negro que lame mi silencio, mi oscuridad y mi luz sobre tus benditos testículos de madera, yo no he de ser tus ojos o el frío de tu vientre carmín y no he de ahuyentarte porque no volverás a tocar una sonata en mis venas donde el opio ha dejado el fuego de su instante.


LA BESTIA ENCANTADA

La leche coagulada que los cipreses se deja caer sobre los senos de las panteras cuando la noche escupe sus tesoros sin pronunciar un nombre.

Porque tu sexo es rapidísimo en la miopía de un ojo divino en las sábanas que están chorreando bajo tu bello reluciente y la fruta de tu cuerpo, tus labios sedentarios y pútridos muestran tu rostro de bestia encantada que no ha de ser rescatada por la luna ni el reflejo de la luna, la sed y las ansias de más sed cuando te hayen muriendo de amor por la estrella de vidrio y no sepamos dónde ni cuando vomitar un relámpago.


DICIEMBRE EN LA OSCURIDAD DEL TIEMPO

El viento despeina el tiempo que se lleva un momento desenfrenado de rostros de antílope y el invierno nos muestra sus fauces de hielo.

El viento arrebata el testículo virgen de un viejo amor renacentista que nos arrebató Diciembre… es así que los senos pernoctan en la hecatombe humana
los senos se deshacen en anillos de tiempo decididos a naufragar.

La caída de la tarde despierta el vivo deseo de pronunciar mil diatribas por eso odio tu sed de caballos y jinetes que despeinan y desaparecen tu sexo de murciélago antidiluviano
porque pronto dejaré de seducirte en cada dinosaurio nocturno como la mantis religiosa que devora a su amante en una acto de amor profano.

Ya no queda ni el polvo de la sandalia que sigue bebiendo.
desfigurando el vientre de la muerte.

Tus ojos perfuman el silencio y el instante de las moscas padece de nostalgia, tus glúteos se menean, tu cintura se menea
y el aroma de tu rabia quema el periódico azul que se cubre de zapatos fetiches de tu olor y el mío, he ahí que estamos refrigerando los nombres para desparecer en algún monte de Venus.

Uno de tus brazos se desgaja en una sorda sonata de agua… la ceguera inexplicable de este beso pleno de silencio y saliva.

Ya lo ves…este colmillo mío exaspera tu mirada juguetona entre mil mundos de cabellos o este diluvio que escapa a un destello inusitado que bosteza en tu carne fálica, el coqueteo de nuestras candorosas bocas es un silencio absoluto, sólo me queda este hueco infaltable en el costado, un súbito bostezo o el grito de esta huella de sal.


JE L'AIME A MOURIR

(Elle a du faire toutes les guerres de la vie et l'amour aussi...)
Conozco la burbuja que lame el oprobio caído desde una nube divina, conozco tu boca de amazona aún te recuerdo arrojada de las calles decorosas con un rastro de cruenta pesadilla en la frente de amapola.
Quizás creíste que se habían cerrado los portones de la juerga de estrellas, pero la garra de tu belleza...sobrevive, apenas te queda esperar un segundo más en el tiempo porque tu sangre ha perfumado la tierra.

Abandona a los muertos...y los retazos de tu vestido hecho jirones
deja abierta la ventana, sacude el fuego, yo necesito de tus dedos que inventan guerras de amor y silencio
Ahora tu eternidad es lo inexplicable de lo inexplicable
en el temor inevitable de tu vuelo.


SOBRE MI CUERPO, TU SOMBRA

Amanece…y veo mi rostro cubierto de tus cenizas doradas
y esta forma de recibir el instante matinal entre tus uñas
despertar, es todo un ritual, como llenar mi boca de tus dientes
no me dejes dormir y que el momento sea más que un lapsus.
Como toda utopía desesperada, heme aquí irremediablemente
el reloj avanza, preciso y demente, y no puedo arrancarme
con espantosa elegancia este músculo del pecho
o arropar con mi ternura mi silencio desnudo.
Ya lo ves…esta noche quise remediar mi angustia observando un eclipse de estrella, quise reconocer mis huesos perfectos o mi bellísimo derrière entre tu carne, y no encontré tus dedos, tan largos tan siempre tuyos y como ves estoy dando vueltas y vueltas en esta constelación desconocida.

Para qué mentir o inventarse milagros de cartulina
en este grito que se detiene en un testamento de relámpagos, y ahora llenarte de fuego, rellenarte o dejarme rellenar de luciérnagas y llegar a el ritual de vida y muerte mientras yo pierdo mis dedos de esquina en esquina.

En fin…ahora me detengo yo en el tiempo, pero el tiempo permanece

Mirándome con su sonrisa furiosa y no se detiene sino avanza, heme aquí, arrancándote sonidos extraños o palabras húmedas
revolcándote por los costados de mis crujidos matinales
ensanchando la voz de los poros y las ansias que reverdecen
para este simple instante que reaviva cada parásito estrellado de mi cuerpo.


ENAMORADO ESPECTRO

Esta terquedad insoportable de contar tus falanges blancas
vivir parece ser sólo la traducción del momento y siempre este momento
cuando quiero moldear el aire que escapa de tus garras cristalinas.

Segundo round, tu rostro se refleja en cálidas gotas celestes de sudor
sé de mis palabras y el adorno propicio de una simple mirada
que atrae hacia tu guarida lo que queda de mis restos azulados y ausentes
todo se triplica en tu aliento espumoso…todo

Heme aquí: película de vaqueros, 9 PM, residuos de temor en nuestras bocas
(o al menos en la mía).

Cierras la puerta y este coito se carcajea de cada zarpazo en mi lengua rosada
tu rostro indescifrable, lúbrico clavel nocturno y lejano
no sabrán que fuiste tú, sin días ni noches
ni sabrán de lo que duelen tus ojos o tu voz de lirio.


MENSAJE DE TEXTO

Me paro frente a ti y te pido que me encierres en la mañana de una casa lejana
perdiendo un poco la razón con su cesta de presentimientos acuosos
déjame sonreírle a esta absurda manía de tejer espectros con algodón y saliva
para no quedar con este miedo de desaparecer en el laberinto tumultuoso.

Siento que tu voz baila entre los cables en un efecto luminoso e intermitente
tu voz, o tu simple ausencia que llena cada estación nocturna y tenebrosa
arráncame el aire, y no me dejes muerta en toda esta eternidad de orugas desaparecidas o en toda esta mortalidad de la lluvia.

Te pongo una máscara inventada y me amarro a la tuya
apareces en la pantalla, en el libreto y empiezas a cantar "On my way"
todos te escuchan y no aplauden sólo te escuchan.

Llego a la hora acordada, y te hallo rondando bajo la luz del reflector

sin desastres apenás es tu vientre y su forma de luna plateada

o este abandono imposible sin promesas ni gritos marrones
y es así, heme aquí, recibí tu mensaje (sonrío y te encuentro)
no hay entre ambos acertijos cursis para esta pasión sólo mía
estamos solos y me quedo estática ... sigo inmovil frente al espejo de tu córnea.


EDEN DE VAMPIROS MÁGICOS

Esperar una llamada o arrojarle un segundo más a la galaxia perdida

Es pedirte que me saques los ojos y que te los lleves por un momento hacia tus ojos

Nuestros epitafios inventan historias fugaces en un tiempo sin retorno aparente
parece toda una fiesta este ritual consumado en tu belleza de vampiro.

Ahora o siempre, (quizás nunca o simplemente después)
deja que me calle y vea reflejados en tus córneas un par de senos
o una espalda blanca bajo la forma de flor.

Un vampiro puede agonizar, esa es la palabra exacta…pero su juventud queda intacta
puedes despeinar este sueño con tu aliento a tumba de pájaros
pero Alfonsina no se lanza al mar.

Y este vacío sin principio que dejas sin luz ni interruptores
cuaja en mis venas la sangre de una noche que empieza a tejer su rastro de silencio

déjame sin principio y si acaso me recuerdas con la lágrima deshilachada

no me preguntes nada, mantengamos este pacto con nuestras sombras.

Y si mis brazos o los tuyos, o acaso este bello féretro que destruyes

Acaso mi falsa vejez desflorada en tu boca alquitranada

Acaso esta madrugada que se pierde en tu nostálgico falo
pueda dejarme ahora sin un siglo perdido o al menos un día
déjame sin aves que olvidar, sin decir nada

¿puede un verdugo volverse víctima de su daga?
no respondas catoblepas de fuego, no ahora.



BIO/BIBLIO:

Roxana Ghiglino (Lima – Pueblo Libre 1980). Licenciada en Educación, especialidad Lengua y Literatura y profesora de inglés. Se licenció con la tesis “El Fanatismo Religioso en la Novela Total La Guerra del Fin del Mundo”. Ha pertenecido a los siguientes grupos en Huaraz: Disidencia, Taller 1(grupo que organizó los Viernes de Arte 2004 en el INC- Huaraz) y , Elenco de teatro del INC, Coro polifónico del INC, entre otros. Ha publicado en: Simoné, Letra Libre, Peripheria, Castillo de Humo, Aspermia, y diferentes páginas web siendo su web oficial : roxanaghiglino.blogia.com. Ganadora del primer concurso de relato breve “Identidad Ancashina” organizado por la ONG Vasos Comunicantes con el relato “Camile apesta a rosas” en el 2005, concurso que volvió a ganar en el 2006 con "Mañana no habrá cuculíes", obtuvo una mención honrosa en los IX Juegos Florales de la Universidad Ricardo Palma en el 2005 con “Apenas puedo pedir un mea culpa por tanta malicia escrita en tan pocos versos” y en el 2006 obtuvo el segundo puesto en los los mismos juegos florales en el área poesía con "La caída de criaturas siniestras" y segundo puesto en el área ensayo con "Mujer y Tigre" Venganza Femenina. Actualmente radica en Lima.



MENCIONADA POR:

Tania Guerrero, Christian Ahumada Heredia



MENCIONA A:

Chrystian Zegarra, Blanca Varela, Arturo Corcuera

1 comentarios:

  1. Hola, bueno en realidad estos poemas no están terminados, todavía falta mucho. Yo no los publicaría así como están. Por cierto, hay algunas personas que se han agregado a mi mail porque se han emocionado con la foto. Pues bien caíganse de su nube. Es una foto arreglada no sean ilusos.