Victoria Guerrero

10/16/2006


















POEMAS:


ESCRITO EN KENMORE SQUARE


Me he sentado a escribir en el departamento 8
exactamente habito el 589 de la calle beacon
un edificio viejo compuesto solo de estudios
(departamentos de un solo ambiente donde dos almas
no se aguantan ─lo he comprobado)

hoy me he sentado como todos los días a esbozar un poema
mas la fragilidad de mi persistencia
me ha convertido en una mística del papel en blanco
borrar y no borrar
fumarte un cigarrillo hacer el amor hablar por teléfono
son solo excusas para colorear el paisaje

las tres ventanas de la habitación permanecen cerradas
lo que hay afuera me espanta tanto como lo que hay dentro
y prefiero mantener este encierro permanentemente

los techos se descascaran
se pelan como una naranjita
que tu madre corta con paciencia y luego te la comes
hasta absorberle la última pulpa
la dejas desnuda
y te quedas satisfecha por un momento
mirando al techo que imaginas quizá algún día fue un cielo

pero sabes que el cielo no existe
existe afuera cuando caminas obligatoriamente por la calle
y sus colores al atardecer te hipnotizan
te hacen dudar sobre la necesidad de mantener este encierro

mas al llegar el viejo edificio sigue de un sucio blanco
y al sentarte como hoy la hoja sigue en blanco
y los papeles de miles de composiciones de tus alumnos
siguen sin corregir

las ventanas deben permanecer cerradas entonces
hasta que un incendio haga estallar
el apartamento 8 y si se puede
el de a lado


JRR

Me pongo a pensar en ti, Juan, o quizá en Irma. En Irma Gutiérrez. Yo no he podido ir más allá. No he podido tomar el camino totalmente oscuro y llenarlo de alegrías como tú. Yo he escogido un camino menos tenebroso aunque quizá más amargo. Conozco Lima sólo al punto en que un alma puede arriesgarse a entrar en sí.

El Queirolo es un lugar recordable sólo porque en él encontré algunos amigos y bebí hasta perder la conciencia. Aunque nunca se pierde del todo el alma cuando amas. Y tú lo sabes. Hoy he pensado en ti como pienso en mi ex esposo. El camino es largo. Pienso en mi padre parado en la puerta de un sindicato saliendo en la tv. Pienso en su largo viaje hasta Lima, en su departamento compartido en la Plaza Grau. Pienso en los amores de mi vida, particularmente en mi amante. Hasta él ya me es indiferente.

Hoy me he sentado en un rincón sombrío, solitario. No quiero que nadie me vea. No quiero que nadie sepa quién soy. Visto un yin viejo y un polo mal planchado. No sé si hoy pasarás por aquí, quizá andarás preocupado, pero te voy a encontrar para que nadie diga que es imposible la amistad en este mundo, Juan.


contemplación

el ojo de una rata me observa
su único ojo rojo me mira
y yo miro la oquedad de su ojo izquierdo
por ese hoyo tal vez se pudiesen entrever
otros mares de arena otras orillas
como la primera orilla de la que partí:
en el ojo de fuego de mi madre
entonces todo volvería a arder
el agua ........el ojo .........el fuego
y mi cuerpo se diluiría en arroyuelos y ríos sin fin
pero esa oquedad no existe
sólo mi miedo y el ojo solitario de la rata
que ejerce su dominio sobre mis ojos
que son dos ojos pequeños y miopes
por los cuales ella me observa:
ahogar los abrazos en una parada de autobús
reposar la cabeza sobre el ombligo de mi esposo
tenderme en un rincón y lamer una herida

ahora el viento es suave
y las hojas suben al cielo
desde donde una pequeña ave de rapiña
desafía al sol
y nos contempla



BIO/BIBLIO:

ha publicado los libros de poesía De este reino, Cisnes estrangulados, El mar, ese oscuro porvenir y Ya nadie incendia el mundo (2005) Es editora de la revista Intermezzo Tropical. Tribu/laciones del sujeto des/centrado latinoamericano. Artículos y poemas suyos han aparecido en diversos medios de comunicación escrita. Actualmente vive y estudia en Boston.



MENCIONADA POR:

Rafael García-Godos Salazar, Roxana Crisólogo Correa, Carlos Arturo Gonzales, Carolina O. Fernández, Domingo de Ramos, Enrique Bernales, Gabriela Wiener, José Antonio Mazzotti, Lenin Velarde, Luis Fernando Chueca, Martín Rodríguez-Gaona, Jerónimo Pimentel, Anahí Vásquez-de-Velasco, José Carlos Yrigoyen



MENCIONA A:

Roxana Crisólogo , Lucho Chueca, José Carlos Yrigoyen, Carmen Ollé, Enrique Bernales, Romy Sodomez, Martín Rodríguez-Gaona, Martín Guerra Muente, Gavril Prinzip

2 comentarios:

  1. Anónimo dijo...:

    Tu poema contemplacion, y esa poetica de la vision en un mundo que va y vuelve del miedo, la realidad que golpea desde su sordidez, ese mundo, y los seres que la habitan, pidiendo el lugar en nuestras conciencias que siempre tuvieron en nuestros mas jodidos secretos, me llama mucho la atencion.

    Pablo Salazar.